Álvaro Escalante

Ganó el que lo intentó (1-0)

La persistencia del West Ham en la segunda parte le da frutos sobre la bocina para ganar a un combativo Sunderland gracias al gol de Diafra Sakho. Dick Advocaat debutó con derrota.

 

Premier League

West Ham 1
Sunderland 0
Ficha técnica
1 – West Ham: Adrián; Jenkinson, Collins, Kouyaté, Cresswell; Song, Noble, Nolan (Nené, 80), Jarvis (Cole, 46), Downing; Sakho (O’Brien, 91).
0 – Sunderland: Pantilimon; Reveillere, O’Shea, Brown (Vergini, 12), Van Aanholt; Rodwell, Gómez, Larsson, Wickham; Fletcher (Johnson, 73), Defoe (Graham, 88).
Goles: 1-0, m.88: Sakho.
Vuelve a la senda de la victoria el West Ham después de ocho partidos sin ganar, incluyendo FA Cup. Los de Sam Allardyce, con un estilo más tosco que el de las primeras jornadas terminó tumbando a un Sunderland necesitadísimo de victorias. El debut de Dick Advocaat se cerró con derrota, pese a mejorar en la faceta defensiva.
 
En un inicio de tanteo mutuo, la primera ocasión del partido la firmó Connor Wickham en el minuto siete. El pretendido por el West Ham el pasado verano mató con el pecho un centro de Jermaine Defoe y conectó una volea que despejó Adrián San Miguel. Las ocasiones seguían sin llegar y durante varios minutos lo único reseñable fue la lesión de Wes Brown que tuvo que retirarse del terreno de juego en el minuto doce, sustituyéndole Santiago Vergini.
 
Un cabezazo de Diafra Sakho servía para sacar del tedio al partido. El remate del voraz delantero Hammer se marchaba desviado por poco de la portería defendida por Costel Pantilimon. Era el West Ham el que más proponía fútbol de ataque ante unos Black Cats arropados atrás en busca de una contra certera. Pero lo cierto es que ni el fútbol local era efectivo ni los de azul se acercaban a la portería de Adrián.
 
Con ese guión se acabó una primera parte que bien haría la parroquia concertada en las gradas de Boleyn Ground en olvidar cuanto antes.
 
Una mejor versión del Sunderland salió al verde londinense en la segunda mitad. Manteniendo la filosofía contragolpeadora, pero con mayor rigidez defensiva. Pese a ello, la primera la volvió a firmar Sakho con la testa. El disparo no tomó portería de milagro.
 
El partido volvió a espesarse como en los primeros cuartenta y cinco minutos, la pelota seguía bajo poder Hammer, pero sin cristalizarse en ocasiones claras de gol. Lo más cercano a ello fue el posible penalti sobre Kevin Nolan, pero Lee Mason hizo caso omiso a las protestas locales. Vista la repetición, lo cierto es que puede haber acción punible.
 
En la recta final del partido, el Sunderland se aculó sobre su área aún más, posibilitando un dominio del control de la pelota casi total para los de Allardyce. Y la persistencia dio frutos, cuando en el minuto 88 Nené Carvalho la ganaba por alto, Mark Noble filtraba un pase y Sakho la machacaba contra la red con un chut cruzado. Con esas se daba carpetazo final a un partido anodino que se llevó el West Ham por persistencia.
 

Sobre el autor

Álvaro Escalante