Ilie Oleart

Henry, Scholes y Keane como síntoma

Prensa y aficionados se han mostrado entusiasmados con el regreso a la Premier League de tres jugadores que marcaron una época en el fútbol inglés, Thierry Henry, Paul Scholes y Robbie Keane. Pero su vuelta desde diferentes grados de retiro permite entrever una realidad poco esperanzadora. 

 
Este mercado invernal de 2012 se conocerá como el del regreso de las leyendas. Tres jugadores carismáticos con muchos partidos en la Premier League a su espalda han abandonado sus diferentes grados de retiro para volver a la Premier League. Thierry Henry, Paul Scholes y Robbie Keane suman más de un siglo de vida (102 años, para ser exactos). Su regreso puede suponer un aliciente para los aficionados de sus clubes y permitirá a los analistas escribir historias sobre la epopeya de la leyenda que regresa por sentido del deber al club de sus amores.
 
No estoy en contra del romanticismo. La historia del fútbol está plagada de historias de este tipo. Pero no debemos permitir que el carisma de estos jugadores nos impida ver la realidad que se esconde detrás. Lo cierto es que estas tres incorporaciones demuestran las limitaciones financieras de los clubes y la carencia generalizada de talento en el fútbol actual.
 
El año que viene entrará en vigor la normativa sobre Juego Financiero de la UEFA, que pretende poner coto a las pérdidas de los clubes europeos y afectará principalmente a los clubes que subsisten gracias a las aportaciones directas de los propietarios, como el Manchester City y el Chelsea. Esto les obligará (de hecho, ya lo está haciendo) a equilibrar sus presupuestos y les impedirá fichar sin haber vendido antes. Roberto Mancini, el técnico del City, ya ha expresado su deseo de contratar a un par de jugadores este mes de enero, pero no lo podrá hacer hasta que el club venda a Carlos Tévez, Wayne Bridge y Nedum Onuoha. Lo mismo puede decirse del Chelsea, que lleva dos semanas intentando cerrar el fichaje de Gary Cahill. El Bolton, el Chelsea y el jugador desean cerrar el acuerdo, pero lo cierto es que las condiciones económicas lo están impidiendo.
 
No hace falta echar la vista atrás muy lejos para percibir estas dificultades actuales. Hace un año, el Aston Villa contrató a Darren Bent por 24 millones de libras, el Chelsea fichó a David Luiz y Fernando Torres (75 millones), el Liverpool incorporó a Luis Suárez y Andy Carroll (58 millones), el City fichó a Edin Dzeko (27 millones), el Newcastle a Hatem Ben Arfa (6 millones), el Stoke a Jermain Pennant (3 millones), el Sunderland a Sessegnon (6 millones), el West Ham trajo a Demba Ba…Y no hace tantos años, en otro mes de enero, Sir Alex Ferguson cerró la contratación de dos jugadores que han marcado la última época en Old Trafford: Nemanja Vidic y Patrice Evra.
 
Muchos de los jugadores que llegaron el pasado mes de enero de fuera de Inglaterra se han convertido en titulares indiscutibles en sus equipos y han aumentado el nivel futbolístico de los mismos y de la competición. Es el caso de Luis Suárez, Edin Dzeko, Pennant, Sessegnon, Demba Ba…
 
¿Y este enero? Muchos defensas (Cahill, Samba, Dann), de los cuales además ya se había hablado en verano, muchos jugadores de Championship (Billy Sharp) y hasta de League One (Jordan Rhodes), pero poco más. Media Premier anda a la greña por Demba Ba, la revelación de la temporada hasta ahora con sus quince goles. Dicen que la cotización de Yakubu también anda al alza…
 
Afortunadamente, siempre nos quedará el QPR, que se ha convertido en el gran animador del mercado. La llegada de Tony Fernandes en agosto y el aterrizaje de Mark Hughes garantizan que los Rangers tendrán dinero para invertir en fichajes. Cuando los tabloides no saben qué fichaje inventar, recurren al QPR. De momento: Samba, Dann, Junior Hoilett, Andy Johnson, Bobby Zamora, Roque Santa Cruz, Onuoha…y Carlos Tévez. La llegada del argentino al club londinense podría salvar un mes de enero que, hasta ahora, está siendo más aburrido que, bueno, que un partido del QPR.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart