Ilie Oleart

Henry se encaró con un aficionado tras la derrota

Los problemas para el Arsenal no acabaron tras el pitido final que certificaba la derrota de los «gunners» ante el Swansea. Thierry Henry recriminó su actitud a uno de sus propios aficionados y luego Wenger criticó duramente al árbitro en la conferencia de prensa.  

 
Al Arsenal le costó digerir la derrota ante el Swansea en el Liberty, que les aleja del Chelsea en la pugna por clasificarse para la próxima Champions League. Primero, Thierry Henry se encaró con uno de los aficionados de los «gunners» que viajaron a Gales. Luego, Arsène Wenger criticó con dureza al colegiado Michael Oliver, acusó a Nathan Dyer de fingir el penalti del primer gol galés y defendió con uñas y dientes a su equipo.
 
Get Adobe Flash player

El incidente de Henry se produjo al final del partido, cuando los jugadores fueron a aplaudir a sus aficionados. El delantero, que había sustituido a Andrey Arshavin en el minuto 63, se enfrentó con el aficionado después de que este criticara a los jugadores. El francés le dijo que debería apoyar en lugar de criticar a su equipo.
 
Según el club, Henry dijo: «Pase lo que pase, deberías apoyar al equipo». Henry también dirigió un gesto al aficionado con su mano izquierda, sugiriendo que cerrara la boca, y le señaló con el dedo, como invitándole a reunirse con él en el campo.
 
Wenger reconoció los méritos del Swansea y afirmó que merecieron la victoria. «El Swansea jugó bien pero el partido se decidió por algunas decisiones extrañas. La primera fue el penalti totalmente inventado. Felicidades al jugador que lo fingió», dijo Wenger. «A partir ahí, hubo otros puntos de inflexión, como cuando cometimos un error defensivo justo después del 2-2, al igual que nos pasó contra el Fulham».
 
«Nuestra actuación defensiva no fue suficientemente buena y por eso perdimos. Con 2-2, pensé que teníamos muchas posibilidades de ganar el partido. Su portero estuvo bien y desperdiciamos algunas buenas oportunidades. Pero aparte de eso, felicidades al Swansea, jugaron bien y merecieron ganar».
 

Sobre el autor

Ilie Oleart