Carles Maronda

Hoilett propulsa al Blackburn y condena a los Wolves (0-2)

Un doblete de Junior Hoilett dio a los Rovers una importante victoria frente a los Wolves en un encuentro directo por la salvación. Los tres puntos permiten al conjunto de Steve Kean colocarse en la frontera de la permanencia. Los Wolves quedan penúltimos y siguen sin dar síntomas de recuperación a pesar del relevo en el banquillo.

 

Premier League

Wolves 0
Blackburn 2
Ficha técnica
0 – Wolves: Wayne Hennessey, Richard Stearman, Ronald Zubar, Sébastien Bassong, Stephen Ward, Matthew Jarvis, David Davis (Nenad Milijas, 75), David Edwards (Michael Kightly, 60), Jamie O’Hara, Kevin Doyle (Sylvain Ebanks-Blake, 82), Steven Fletcher
2 – Blackburn: Paul Robinson, Martin Olsson, Grant Hanley, Scott Dann, Morten Gamst Pedersen (David Dunn, 75), Marcus Olsson, Jason Lowe, David Hoilett, Steven N’Zonzi, Mauro Formica, Yakubu
Goles: 0-1, m.42: Hoilett. 0-2, m.69: Hoilett
Un doblete de Junior Hoilet permitió al Blackburn alzarse con la victoria frente a los Wolves y abandonar los puestos de descenso. La otra cara de la moneda son los Wolves, que con esta derrota quedan en penúltima posición y, a tenor de lo visto esta tarde, sufrirán un mundo para salvar la categoría.
 
Terry Connor, el sustituto de McCarthy en el banquillo de los Wolves, se enfrentaba a un reto asequible en su tercer partido al frente de los Wolves, el primero en Molineux. Las buenas sensaciones ofrecidas en el empate ante el Newcastle en su debut se esfumaron tras el correctivo sufrido en el Craven Cottage la pasada semana, donde el Fulham les endosó cinco tantos.
 
Connor apostó por algunos cambios respecto al once que se enfrentó al Fulham, pero sus modificaciones no fueron suficientes para doblegar al Blackburn, un rival directo en la lucha por la permanencia.
 
Tras un comienzo bastante irregular de ambos equipos, el primero en probar fortuna fue, como casi siempre para los Rovers, el nigeriano Yakubu. El delantero visitante aprovechó un error de Ward para robarle el esférico y conectar un disparo al que Henessey respondió con una gran parada.
 
Los Wolves, que no crearon ni una ocasión clara en toda la primera mitad, vieron como el Blackburn se adelantaba en el marcador a falta de tres minutos para el descanso. Pedersen aprovechó un saque de banda para colgar el balón dentro del área al más puro estilo Rory Delap y la zaga de los Wolves despejó mal el esférico, dejándolo muerto dentro del área. Hoilet no desaprovechó la oportunidad y fusiló a Henessey.
 
Molineux esperaba una reacción de los suyos en la segunda mitad pero desde bien temprano se dio cuenta de que este no sería el partido que catapultase al equipo en la clasificación lejos de los puestos de descenso.
 
El Blackburn, sin ofrecer tampoco una gran imagen, se mostró más activo en ataque y sentenció el partido en el minuto 69 gracias a otro gol de Hoilett. El delantero visitante disparó desde la frontal del área y Henessey, que no estuvo especialmente inspirado en esta ocasión, vio como el balón se colaba en su portería.
 
Los locales intentaron a la desesperada colgar balones al área de Robinson, pero no concretaron ninguna ocasión y la victoria acabó cayendo del lado de un Blackburn que sale de la zona roja de la tabla, mientras que los Wolves se hunden poco a poco. Connor parece estar escribiendo los últimos renglones de la crónica de un descenso anunciado.
 

Sobre el autor

Carles Maronda