Alvaro Oleart

Johnson pone al Fulham con un pie en los 16avos

La Europa League no es la competición futbolística más glamurosa pero, a juzgar por los goles vistos hoy, merece más crédito del que tiene. Andy Johnson fue el protagonista de la noche, logrando dos preciosos goles que sitúan al Fulham muy cerca de la clasificación. Duff y Sidwell marcaron los otros dos goles de los «cottagers».

 

Europa League

Fulham 4
Wisla Cracovia 1
Ficha técnica
4 – Fulham: Schwarzer; Kelly, Baird, Hangeland, Riise; Etuhu, Murphy (Sidwell, 63), Duff, Dempsey; A. Johnson (Kasami, 77), Zamora (Frei, 72).
1 – Wisla Cracovia: Pareiko; Lamey, Jaliens, Brud (Genkov, 61), Díaz; Wilk, Nunez, Paljic, Gargula (Iliev, 61), Kirm; Biton (Jovanovic, 88).
Goles: 1-0, m.5: Duff. 1-1, m.9: Kirm. 2-1, m.30: A. Johnson. 3-1, m.57: A. Johnson. 4-1, m.79: Sidwell.
La Europa League es una competición menor para la mayoría de los equipos ingleses, más centrados en la Premier o, en el caso del Birmingham, en el nPower Championship. No es el caso del Fulham, que salió ante el Wisla de Cracovia con un equipo repleto de titulares y a buscar el partido desde el primer minuto.
 
Su alta intensidad desde el inicio tuvo premio a los cinco minutos, cuando una gran jugada colectiva fue finalizada por Duff a pase de Andy Johnson. Cuatro minutos más tarde empataban los polacos gracias a un disparo de Kirm que fue desviado por un defensa y despistó por completo a Schwarzer, que no pudo más que lamentarse.
 
El empate perduró hasta la media hora, cuando Andy Johnson decidió erigirse en el mejor del partido. El delantero, que había visto cómo le anulaban un gol legal después del gol de Kirm, anotó el gol de la temporada a la media hora, cuando empaló una volea dificilísima desde dentro del área que Pareiko, el portero rival, solo pudo admirar.
 
Pero el recital de Andy Johnson no terminó ahí. A los quince minutos de la segunda parte, el Fulham dio una clase maestra de cómo utilizar la pizarra en una jugada a balón parado. Excepcional la jugada iniciada por Murphy y Zamora, culminada con un brillante toque sutil de, cómo no, el hombre de la noche: Andy Johnson.
 
No contentos con el 3-1 y el partido sentenciado, el Fulham anotó el cuarto tras un córner cabeceado por Sidwell al larguero, pero con la fortuna de que le cayó el rechazo y solo tuvo que empujar el balón a la red.
 
Con esta victoria, el Fulham se coloca segundo del grupo K, tres puntos por detrás del Twente holandés y cuatro por encima del Odense y el Wisla de Cracovia. Los de Martin Jol  ya tienen pie y medio en los dieciseisavos de la Europa League.
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart