Ilie Oleart

Jordi Gómez: «Roberto Martínez está destinado a un grande»

Este es una de las semanas más importantes de la historia del Wigan, que el sábado disputará su primera semifinal de FA Cup. Gracias, en buena parte, a las magníficas actuaciones de Jordi Gómez en esta competición. Además, los Latics están inmersos en la lucha por evitar el descenso. Aunque esa ya no es una novedad. Hablamos con el centrocampista catalán de todo eso.

 
Jordi Gómez (Barcelona, 24/5/1985) acude a nuestra cita con el mismo cuidado aspecto desaliñado con el que lleva cuatro años jugando en la Premier League. Intento descubrir en su cabeza rastros de la patada que le propinó Bobby Zamora y que provocó la expulsión del delantero inglés durante el Queens Park Rangers-Wigan del día anterior pero no los encuentro. “Me dio en la oreja, el problema es que dos semanas antes, contra el Newcastle, ¡ya me habían dado un codazo en la misma oreja!”.
 
Esta no es una semana cualquiera parte Jordi Gómez. El sábado, el Wigan visitará Wembley para disputar unas semifinales de FA Cup por primera vez en su historia. “Todos somos conscientes de que el principal objetivo del club es la permanencia en la Premier League, pero el equipo está ilusionado con estar en la final. Es un acontecimiento histórico para el club y para los aficionados. Además, si logramos acceder a la final es casi seguro que estaremos en Europa la próxima temporada”.
 
Además, la participación de Jordi Gómez en esta FA Cup ha resultado fundamental. Ha jugado los cinco partidos que ha disputado el club logrando tres goles, incluyendo una obra de arte en Goodison Park ante el Everton en cuartos de final. “Creo que vamos a ganar”, afirma confiado respecto a la semifinal ante el Millwall. “Es cierto que siempre nos ha costado ganar a equipos de menor categoría. Perdimos ante el Bradford en la Copa de la Liga este año o ante el Notts County o el Swindon en FA Cup. Pero creo que jugar en Wembley nos beneficiará”.
 

El sábado, el Wigan disputará una semifinal de FA Cup por primera vez

«Me habría gustado quedarme en Swansea pero no dependía de mí»

Gómez entró en el Barcelona con 10 años y permaneció en el club hasta llegar al filial barcelonista. De ahí pasó al Espanyol, donde llegó a debutar en Primera División. Fue el club blanquiazul quién le cedió al Swansea una temporada. “Fui muy feliz allí, completé una excelente temporada y la verdad es que me habría gustado quedarme pero nunca tuve la oportunidad porque ni siquiera existió una oferta entre los clubes. Siempre conservaré un cariño especial por el club porque al fin y al cabo fue el que me permitió venir aquí. Me alegré mucho conquistaron la Copa de la Liga y sería fantástico competir con ellos la próxima temporada en la Europa League”.
 
El Swansea se ha convertido en un modelo a seguir en el fútbol inglés. “Roberto Martínez implantó una nueva filosofía y el club ha ido mejorando con los siguientes entrenadores. Quizás con Paulo Sousa mejoraron defensivamente, Brendan Rodgers aportó su granito de arena y ahora siguen la misma línea con Laudrup. Su secreto radica en la filosofía de jugar la pelota, un estilo opuesto a la tradición británica. Eso les hace diferentes y les ha permitido ir mejorando”.
 
Martínez ha encontrado más oposición en Wigan para aplicar su estilo de juego. “Quizás en Swansea los aficionados están más abiertos a este tipo de juego que en Wigan, donde existe más afición al rugby que al fútbol. Aunque tras cuatro años parece que están comenzando a apreciar el estilo que trata de implantar Roberto”.
 
Los inicios no fueron sencillos. “Ha sido complicado hacerles cambiar su forma de ver el fútbol. Aunque los resultados han ido mejorando y eso ha permitido hacer evolucionar las mentalidades”.
 
Esa incomprensión hacia el fútbol asociativo ha provocado que una parte de la afición le diera la espalda. “Todo el mundo prefiere que le aplaudan antes de que le silben. Fui el primer fichaje de Roberto en el Wigan y creo que eso me perjudicó. Ahora parece que los aficionados están comenzando a cambiar de opinión”.
 
“Los dos primeros años fueron difíciles. El Wigan de Steve Bruce era el clásico equipo inglés de fútbol directo y transformar esa filosofía requirió un tiempo. Pero el equipo ha ido asimilando el cambio de estilo y eso me ha ayudado a aumentar mi producción goleadora”. El barcelonés logró solo un gol en su primera temporada en el Wigan, tres en 2010-11, cinco la temporada pasada y ya suma ocho en la actual campaña, incluyendo un hat-trick ante el Reading, que le permitió convertirse en el segundo jugador español en lograrlo en la historia de la Premier League tras Fernando Torres.
 
Una de las críticas recurrentes que sufre el Wigan es la comparación con Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. Tras una primera parte de temporada desastrosa, los Latics emprenden la huida de los puestos de descenso tras Navidad y acaban evitando el descenso en la recta final. Un patrón que se ha repetido los dos últimos años y que Gómez espera que se repita una vez más. “Al menos, estamos familiarizados con esta situación y sabemos cómo salir de ella”.
 
“Eso me pregunto yo también”, responde cuando le pregunto sobre los motivos de estas dos caras. “Quizás la necesidad de sacar puntos provoca que rindamos más a final de temporada”.
 

«Quiero seguir en Inglaterra, es el mejor país para un futbolista»

«¿Por qué las dos caras del Wigan? ¡Eso me pregunto yo también!»

“Este año hemos sufrido muchas lesiones en defensa y algunas decisiones arbitrales polémicas. Pero al final siempre asomamos la cabeza y acabamos saliendo de la zona baja. A principio de temporada, pensaba que este año sería diferente porque acabamos la temporada pasada en plena forma. Pero las cosas se volvieron a complicar. Somos impredecibles, podemos ganar al Arsenal o al Manchester United y luego perder con un equipo menor”.
 
Otra de las claves para lograr la salvación año tras año es la unión del grupo. “A pesar de que somos 12 o 13 hispanoparlantes en la plantilla, todos nos llevamos bien, el grupo está unido”.
 
El club ha dejado marchar a varios jugadores importantes durante los últimos años, como Antonio Valencia, Lee Cattermole, Charles N’Zogbia, Victor Moses, Momo Diamé o Hugo Rodallega. “El club hace un esfuerzo por retener a sus mejores jugadores pero sabe hasta dónde puede llegar, existe un tope y no lo rebasarán. Si luego te ofrecen diez millones por Moses, pues no queda más remedio que vender, además de que es lógico que el jugador quiera progresar. En todo caso, cada año se han ido jugadores importantes y al final siempre logramos el objetivo. El Wigan ha mejorado respecto a lo que era hace cuatro años, tanto en estilo de juego como en el aspecto financiero”.
 
Gómez no tiene intención de abandonar Inglaterra. “No me planteo volver a España, quiero quedarme aquí. Desde que fui a Swansea, supe que me quería quedar. La forma en que se vive el fútbol aquí es única y tampoco la situación en España es muy alentadora”.
 
“Este es el mejor país para un futbolista. Dispones de más intimidad, la prensa te deja tranquilo. Puedo ir andando por Manchester y nadie me reconoce. Quizás la vida en el Manchester United sea diferente pero en Wigan es así. La vida que llevo aquí no la podría vivir si jugara en Primera División en España”.
 
Roberto Martínez ha jugado un papel decisivo en su carrera. Él le llevó a Swansea y luego le fichó cuando se marchó como técnico al Wigan. Martínez ha sido su único entrenador en cinco temporadas y dos clubes. “Roberto siempre me ha apoyado y me ha demostrado que confía en mí. Fue quien me dio la oportunidad de venir y le estoy muy agradecido”.
 
“Es un técnico que prepara siempre entrenamientos con balón. Es un técnico joven que lee bien los partidos y facilita el trabajo al jugador. Creo que tiene un gran futuro y está destinado a entrenar a un grande. Estoy seguro, no sé por qué, que hará algo importante. Dijo hace tres años que llevaría al Wigan a Europa y está a un paso de lograrlo”.
 
“La continuidad que le ha ofrecido el dueño Dave Whelan también es importante. Whelan le dio tres años de contrato y le dijo que aunque en dos años descendiéramos a League One, seguiría siendo el entrenador. Así es más fácil trabajar, eso te ofrece la tranquilidad de tener un jefe que puede trabajar tranquilo”.
 

«Roberto me dio la oportunidad de venir y siempre le estaré agradecido»

«Estoy seguro de que entrenará a un grande y hará algo importante»

Con Queens Park Rangers y Reading a un paso del descenso, queda un puesto de descenso por asignar. “El Sunderland tiene un calendario complicado. Aunque nos han ganado los dos partidos, la baja de Cattermole y Fletcher puede ser decisiva. No sé si la llegada de Di Canio tendrá un efecto positivo. También el Stoke lleva una dinámica nefasta tras ganar solo 5 puntos en 2013. Creo que estará reñido hasta el final entre ellos, Aston Villa y nosotros”.
 
“Quizás el más limitado es el Stoke. Tener la posesión no te asegura ganar partidos pero te permite tener el control del juego. Depender de saques de esquina y saques de banda es tentar a la suerte. Te puede salir bien pero es muy arriesgado”.
 
El Stoke es el último exponente del tradicional estilo directo inglés. “El éxito de la selección española y del Barça ha contribuido a cambiar la mentalidad en Inglaterra. Y para aplicar un estilo más asociativo necesitas jugadores con capacidad para hacerlo, sobre todo holandeses y españoles”.
 
Varios de los jugadores del Wigan proceden de la liga española, comenzando por Arouna Koné, que llegó en verano para sustituir a Hugo Rodallega y es el máximo goleador del equipo en liga con diez tantos. “Para mí, es el jugador más decisivo del equipo. Si tienes un problema, se la puedes mandar y él la controlará. Sabe los movimientos que debe hacer, es capaz de ver siempre el pase correcto y lo hace todo con sentido…¡y además marca goles!”.
 
En enero llegó otro jugador procedente de España, el portero del Atlético de Madrid Joel Robles, que ha desplazado a Al-Habsi de la titularidad. “Al-Habsi llevaba dos temporadas a buen nivel pero Joel se ha ganado su oportunidad gracias a sus actuaciones en copa. Con él sobre el césped no hemos perdido ningún partido [cinco victorias y un empate en tres partidos de copa y tres de liga] y eso da confianza al equipo”.
 
El Manchester United recuperará el cetro de la Premier League esta temporada y Gómez no tiene dudas sobre su secreto. “Su mentalidad. Van a los partidos sabiendo que van a ganar, sin dudas. Y ganan. Además tienen un entrenador que lleva 26 años y les ha sabido transmitir el deseo de recuperar el título tras perderlo la temporada pasada. Al inicio se propusieron ganarlo y lo harán. El año pasado, les ganamos 1-0 en Wigan y este año vinieron convencidos de que iban a ganar y nos metieron cuatro. Esa es la mentalidad que les ha transmitido Ferguson y es lo que diferencia un equipo pequeño de uno grande”.
 
Hablando de estadios, en cambio, Gómez no tiene muy buenos recuerdos de Old Trafford. “Me gustan tanto los campos modernos, como el del Arsenal o el Manchester City, como los antiguos, como los del Everton o el Fulham. ¡El que no me gusta nada es el del Manchester United porque nunca hemos sido capaces de marcar un gol allí!”. El deseo de Jordi Gómez y de su Wigan es tener ocasión de romper ese maleficio la próxima temporada. Porque eso significará que han sido capaces de desmentir los pronósticos y esquivar el descenso. Un año más.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart