Ilie Oleart

Kia Joorabchian afirma que Tévez no se negó a jugar

Carlos Tévez ha negado a través de su asesor, Kia Joorabchian, que se negara a jugar ante el Bayern de Munich en la Champions League hace dos semanas. El delantero argentino ha achacado todo el asunto a un malentendido con Roberto Mancini.

 
El martes pasado, el Manchester City perdía 2-0 contra el Bayern de Munich en Alemania. Cuando quedaban 35 minutos para el final, su entrenador, Roberto Mancini, recurrió a Carlos Tévez para intentar darle la vuelta al marcador. Pero Tévez no llegó a hacerlo. Al terminar el partido, Mancini contó que Tévez se había negado, y que no volvería a contar con él. Su carrera en el club había «terminado». Ahora el delantero argentino, suspendido por el City, se defiende a través de su asesor, Kia Joorabchian, diciendo que el embrollo lo provocó un problema idiomático.
 
Joorabchian ha dicho este miércoles que el argentino pensó que lo que le había pedido Mancini es que empezara a calentar. Pero él sentía que ya había calentado lo suficiente y que no lo necesitaba.
 
Según el asesor, ése no fue el único malentedido idiomático. Asegura el consejero de Tévez que también se tradujeron de manera incorrecta las declaraciones de después del partido, en las que presuntamente decía que no se encontraba en la disposición mental correcta para jugar. Según Joorabchian, lo que dijo Tévez fue: «La verdad es que en estos momentos, ¿cómo voy a estar en forma para jugar?».
 
«Una cosa que no puedes criticar de él es su compromiso cuando está en el campo. Nadie puede criticarlo por no querer jugar», dijo el asesor en una conferencia en Londres, quien aseguró que hubo un error de traducción, poniendo en tela de juicio la idoneidad de un intérprete.
 
El argentino está cumpliendo una sanción de dos semanas por no haber querido salir como sustituto al campo en el partido que el Manchester City perdió 2-0 en la Liga de Campeones contra el Bayern de Múnich.
 
Joorabchian parecía aludir con sus palabras al entrenador italiano Roberto Mancini como responsable de la situación, dado que había afirmado que tenía problemas para lidiar con Tevez, quien hace varios meses que desea abandonar el club, según él, para estar más cerca de sus hijas, que viven en Buenos Aires.
 
El agente, insistiendo con el compromiso del jugador, recordó que «él ha jugado en el Manchester City después de haber sido inyectado, con los tobillos hinchados. Jugó en el Corinthians cuando los médicos le habían dicho que no lo hiciera…».
 
Tévez parece estar convencido de que podrá marcharse del Manchester City durante el mercado invernal, pero Joorabchian se negó a especular sobre su futuro.
 
«No puedo predecir lo que Carlos va a hacer. Fue claramente juzgado y condenado antes de que su caso haya sido estudiado en profundidad. Creo que tanto el club como Carlos se encuentran en una posición muy difícil», añadió.
 
De momento, Tévez está suspendido hasta el 12 de octubre y el club le ha dado permiso para viajar a Buenos Aires hasta la semana que viene. El Manchester City está investigando el caso y si encuentra culpable al delantero podría multarle con dos semanas de sueldo, unas 400.000 libras.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart