Alvaro Oleart

La defensa del West Brom regala la 3ª plaza al Arsenal (2-3)

En un partido loco, ganó el menos malo. En realidad, nadie ganó. Perdió el que defendió peor. Es decir, el West Brom. Benayoun, André Santos y Koscielny fueron los goleadores «gunners», mientras que sus homólogos en los «baggies» fueron Dorrans y Long. El peor del partido, el portero local, Marton Fulop. 

 

Premier League

West Bromwich 2
Arsenal 3
Ficha técnica
2 – West Bromwich Albion: Fulop; Jones, McAuley, Olsson, Ridgewell; Morrison, Mulumbu, Cox, Dorrans; Long, Fortuné.
3 – Arsenal: Sorensen; Huth, Shawcross, Upson, Wilson (Shotton, 45); Whelan, Walters, Delap, Jerome (Whitehead, 78); Fuller (Jones, 78), Crouch.
Goles: 0-1, m.4: Benayoun. 1-1, m.12: Long. 2-1, m.15: Dorrans. 2-2, m.30: A. Santos. 2-3, m.55: Koscielny.
El Arsenal nunca se ha caracterizado por ser un equipo regular. Esta temporada es la más clara prueba de ello. Tras un pésimo inicio liguero, llevó a cabo una remontada espectacular que, junto a la debacle del Tottenham, logró consolidar a los «gunners» en la tercera plaza. Sin embargo, un pésimo final de temporada (en las últimas siete jornadas anteriores al encuentro en The Hawthorns, el Arsenal  ha perdido dos partidos, empatado tres y ganado dos) le condenó a sufrir hasta la última jornada para asegurarse la tercera plaza en la Premier League. Por suerte para ellos, cosecharon el objetivo deseado: acabaron terceros y jugarán la próxima Champions League.
 
El partido en The Hawthorns simboliza lo que es el Arsenal actual: un equipo capaz de lo mejor y de lo peor. Tan pronto despliega un juego brillante como al segundo siguiente comete un error garrafal. Si bien es cierto que la próxima temporada competirán en la Champions League, no será por los méritos propios acumulados ante el West Brom.
 
Shane Long y Graham Dorrans lograron remontar el gol inicial de Benayoun en favor de los locales, pero éstos tuvieron en su portero, Marton Fulop, a un jugador más del Arsenal. Eran 12 contra 10. No contento con regalar el primer gol a Benayoun a los cuatro minutos, regaló otro a Koscielny tras un patético despeje con los puños hacia atrás en un córner. Este último gol llegó al poco de iniciar la segunda parte, cuando ya para entonces André Santos había puesto el 2-2 en el marcador a la media hora, tras un disparo desde fuera del área.
 
Aunque el West Brom no se jugaba nada en este partido, Roy Hodgson se jugaba mucho. Era su último partido como entrenador del West Brom y su sabor de boca no será demasiado bueno. Su equipo ganó el trofeo a la peor defensa. Por unanimidad. La defensa del Arsenal estuvo horrible, pero la de los de Hodgson, portero incluído, todavía peor. Una cosa es segura en referencia a la Eurocopa de este verano: ningún defensor del West Brom irá convocado. 
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart