Alexis Sibau

La fortuna sonríe al Newcastle en Ucrania (0-1)

Un grave error de la zaga del Metalist en la segunda parte desembocó en un penalti sobre Moussa Sissoko que se encargó de transformar Shola Ameobi. Sin excesiva brillantez, el Newcastle accede a octavos de final de la Europa League, donde se enfrentará al Anzhi ruso.

 

Europa League

Metalist 0
Newcastle 1
Ficha técnica
0 – Metalist: Olexandr Goryainov; Cristian Villagra, Papa Gueye, Marco Torsiglieri, Fininho; Juan Manuel Torres (Jaja 67), Edmar (Sebastián Blanco 82); Marlos (Willian 67) Cleiton Xavier, José Ernesto Sosa (c); Jonathan Cristaldo.
1 – Newcastle: Tim Krul; Danny Simpson, Mapou Yanga-Mbiwa, Fabricio Coloccini (c), Massadio Haïdara; Vurnon Anita (James Perch 76), Yohan Cabaye (Gael Bigirimana 87); Papiss Cisse (Jonas Gutiérrez 76), Moussa Sissoko, Sylvain Marveaux; Shola Ameobi.
Goles: 0-1, m.63: Shola Ameobi.
Newcastle aterrizó en Ucrania sabedor de que necesitaba un gol para acceder a octavos de final. Y comenzó mostrando superioridad, exhibiendo clase y triangulando muy bien el balón, mientras que el Metalist no pudo contrarrestar su juego de ninguna forma. Moussa Sissoko continúa mostrando que es un gran fichaje y sabe cómo manejar el ataque del equipo inglés.
 
A los 20 minutos, los locales pudieron reaccionar, y a base de fuerza y presión consiguieron meter a las «urracas» en aprietos con un cabezazo de Jonathan Cristaldo. El equipo ucraniano consiguió cambiar el trayecto del partido, depositándolo en un sector más áspero, más físico, en el cual Newcastle no pudo sacar mucho provecho. Los locales pudieron así tomar el timón del partido, o al menos equilibrarlo. Las consecuencias para el encuentro fueron nefastas, ya que el balón se pasó más tiempo en el aire que al ras del suelo.
 
El delantero Papiss Cissé estuvo cerca de marcar luego de una gran jugada colectiva pero se topó ante una mejor respuesta del portero Olexandr Goryainov. El choque se desarrolló mediante balones altos y en un clima áspero en el que primaba el reto físico.
 
El segundo tiempo comenzó mostrando más de lo mismo. Con el transcurso de los minutos, los nervios se fueron adueñando de ambos equipos. Los locales recurrieron a una de sus armas ofensivas preferidas, Cleiton Xavier y su ya afamado «cañon», pero todos los balones acabaron en las gradas.
 
Por su parte, el Newcastle no encontraba claridad ante una defensa bien cerrada. La mayoría de las jugadas eran cortadas con faltas en ambos lados. La mejor jugada colectiva del Newcastle terminó con un disparo de Sylvain Marveux sin ángulo cuando debería haber asistido a Shola Ameobi que venía mejor posicionado.
 
Cuando el partido parecía perfilarse hacia el alargue, el defensa local Papa Gueye quiso jugar el balón para su portero, que estaba saliendo y quedó a contrapie. Un error que aprovechó Sissoko, que salió con mucha velocidad y aprovechó la falta de velocidad del portero, que acabó cometiendo penal sobre el francés. La pena máxima la transformó Shola Ameobi. El 0-1 obligaba a los ucranianos a marcar dos goles en menos de media hora.
 
Newcastle esperó agazapado a la espera de una contra para sentenciar el choque. Sin embargo, a medida que la presión fue en aumento, los intentos de contraataque se transformaron en rechazos lejanos y pérdidas de tiempo. En esta fase fue cuando la figura de Tim Krul se hizo omnipresente. Willian,  en la primer pelota que tocó en el encuentro, no pudo ganarle en el mano a mano al holandés, pero no sería el único apuro para Krul, ya que Cristaldo también perdería su duelo ante el portero holandés. El rebote le cayó a Fininho, que envió un centro que de nuevo Krul despejó. Acto seguido, Jaja remató dentro del área pero de nuevo Krul desvió el balón a córner. El lanzamiento de esquina fue rematado por William en el primer palo pero de nuevo Krul en colaboración con el palo evitó el gol. Ya en los compases finales, James Perch sacó una pelota sobre la línea del arco.
 
El Newcastle se enfrentará ahora al poderoso Anzhi ruso en otro largo desplazamiento hacia el este. En todo caso, las «urracas» deberán recuperarse rápidamente de este esfuerzo porque este fin de semana se enfrentan al Southampton en un partido muy importante para alejarse definitivamente del descenso.
 

Sobre el autor

Alexis Sibau