Jorge Escobar Molina

La odisea inglesa en las Eurocopas: 1996-2008

La excelente actuación de la selección inglesa en la Eurocopa organizada en su propio país en 1996, donde alcanzó las semifinales, no tuvo continuidad en las siguientes ediciones, donde la selección inglesa volvió a fracasar estrepitosamente.

 
Tras décadas de decepciones, la Eurocopa de 1996 llevó el fútbol de vuelta a casa, como la canción oficial del torneo recordaba. Y la selección inglesa se mostraría a la altura de las circunstancias. Además, fue la primera vez que Inglaterra se encargaba de organizar el torneo.
 
Además, aquella edición de 1996 renovó por completo el formato de competición. De las ocho selecciones que venían disputando la fase final se pasó a un total de 16, creando cuartos de final en la competición.
 
Con Terry Venables como seleccionador, la selección inglesa fue catalogada como una de las grandes favoritas por jugar en casa y por la talentosa generación de futbolistas ingleses. No decepcionaron y se clasificaron para cuartos de final mostrando un fútbol efectivo.
 
En el primer encuentro, empatarían frente a Suiza a un gol. Shearer abrió el marcador pero faltando pocos minutos Kubilay Türkyilmaz empató el partido. En el segundo encuentro, los ingleses vencerían categóricamente a sus vecinos escoceses con tantos de Shearer y del gran Paul Gascoigne.
 
El tercer partido fue sin duda el momento cumbre de la selección inglesa, que derrotó al combinado holandés cuatro goles por uno, con anotaciones de Shearer y Sheringham, ambos en dos oportunidades. Los ingleses disputaron los tres encuentros de la primera fase en Wembley.
 
En cuartos de final, Inglaterra se topó con otra selección acostumbrada a decepcionar a sus aficionados en los grandes torneos, la selección española de Javier Clemente. Los noventa minutos reglamentarios y la prórroga concluirían sin goles. En tanda de penaltis, los ingleses se impusieron por cuatro a dos.
 
En semifinales, los ingleses chocarían ante otro gigante, la selección alemana. El goleador del certamen, Alan Shearer, con cinco goles, adelantó a los ingleses tras solo tres minutos de juego. Pero el alemán Kuntz puso el empate a los 16 minutos de juego. Ya no se producirían más goles y el encuentro acabó decidiéndose en la serie de penales. Allí, los cinco lanzadores de cada equipo convirtieron sus lanzamientos y se llegó a la muerte súbita. Entonces, el defensor Garenth Southgate falló el sexto penal y Möller anotó el definitivo, lo que significó el fin del sueño europeo.
 
En el año 2000 se realizó la Eurocopa por primera vez en dos naciones: Holanda y Bélgica. La selección inglesa, después de una buena eliminatoria clasificatoria, quedaría encuadrada en el grupo A, junto a Portugal, Alemania y Rumanía.
 
El primer encuentro del equipo inglés fue ante la selección portuguesa de Luis Figo, el 12 de junio en el Philips Stadion, en Eindhoven. Luego de ir ganando dos goles por cero en los primeros minutos, gracias a los goles de Paul Scholes y Steve McManamn, los lusos dieron la vuelta al marcador anotando tres goles. El segundo partido fue el 17 de junio en el Stade du Pays de Charleroi. Con gol de Alan Shearer, los ingleses derrotarían a una pobre selección alemana.
 
El último y trascendental encuentro frente a Rumanía se disputó el 20 de junio, nuevamente en el Stade du Pays. Los ingleses llegaban con tres puntos y los rumanos con uno, así que un empate le valía a la selección inglesa para clasificar para cuartos de final. Luego de ir adelantarse en el primer tiempo con goles de Shearer y Owen, los rumanos, comandados por un veterano George Hagi, empataron en la segunda etapa. Y en el ocaso del partido sellaron su pase a cuartos de final desde el punto de penal. Otra decepción más.
 
En el año 2004, la Eurocopa fue organizada por Portugal. Inglaterra nuevamente clasificó y quedó encuadrada en el grupo B, junto a Francia, Suiza y Croacia.
 
Los ingleses disputaron el primer juego el 13 de junio en el estado Da Luz, en Lisboa. La selección entrenada en aquella ocasión por Sven-Goran Eriksson, el primer técnico extranjero en la historia de la selección, caería en los últimos minutos ante la Francia de Zinedine Zidane, dos goles por uno. La anotación inglesa fue obra de Frank Lampard.
 
El segundo partido se celebró el 17 de junio en el estado Ciudade de Coimbra. Los ingleses derrotaron tres a cero a la selección helvética, con goles del joven Wayne Rooney en dos ocasiones, y de Steve Gerrard.
 
El decisivo tercer partido se jugó el 21 de junio, otra vez en el estadio Da Luz. Los rivales eran los croatas, que sumaban dos puntos. Como cuatro años antes ante Rumanía, el empate le valía a los ingleses para clasificar para la siguiente ronda. En un gran partido de Rooney, que anotó nuevamente dos goles, más los conseguidos por Scholes y Lampard, los dirigidos por Sven-Goran Eriksson derrotaron a los croatas por 4-2 y accedieron a cuartos de final.
 
Su rival en esta instancia sería la anfitriona Portugal. En un partido intenso disputado nuevamente en la casa del Benfica, Michael Owen abriría el marcador luego de aprovechar un error garrafal de Costinha. Faltando pocos minutos para el final, Postiga empataba el partido. En tiempo suplementario, a los 110 minutos, Rui Costa puso por delante de nuevo a los lusos pero cinco minutos después Lampard empataba el encuentro otra vez. En la serie de penaltis, Portugal accedería a la semifinal tras el error de Darius Vassell.
 
Para la Euro de Austria y Suiza del 2008, los ingleses dirigidos por Steve McClaren no pudieron clasificarse a la cita continental. La selección inglesa recibió en la última jornada de la fase de clasificación a la ya clasificada selección de Croacia en Wembley. A los ingleses les bastaba con un empate pero cayeron ante los croatas, lo que les dejó fuera de la cita continental. Y a Steve McClaren sin trabajo.
 

Sobre el autor

Jorge Escobar Molina