Jean Claudel

La pizarra: la mejoría de Torres

La actuación de Fernando Torres en el duelo que disputaron su equipo, el Chelsea, ante el Manchester United el pasado domingo será recordada por el error garrafal que cometió a puerta vacía. Sin embargo, existieron más notas positivas que negativas, como se puede comprobar echando la vista atrás solo unos meses.

 
La actuación de Fernando Torres el domingo ante el Manchester United en Old Trafford está haciendo correr ríos de tinta. Aunque la mayor parte de los análisis se centran en el grave error que cometió en el minuto 83, cuando envió fuera un balón que parecía predestinado a acabar en el fondo de las mallas, la actuación general de Torres fue posiblemente de las mejores desde que llegó en enero al club.
 
Torres marcó un gol de bella factura, regaló otro a Ramires que desaprovechó la ocasión cuando lo tenía todo a favor, y se entendió bien con sus compañeros en punta, Juan Mata y Daniel Sturridge. Basta con echar la vista atrás unos meses para percibir la mejoría de Torres.
 
Solo unos meses atrás, el Chelsea viajó a Old Trafford para jugarse la pasada edición de la Premier League, en otro partido que acabó también con derrota para los «blues», en aquella ocasión por 2-1.
 

 

En aquel partido, del 8 de mayo, el Chelsea presentó una alineación similar a la del domingo. Siete jugadores fueron titulares en ambos partidos: Cech, Terry, Cole, Ramires, Lampard, Ivanovic y el propio Torres. En ambos casos, el sistema fue un 4-3-3. Las principales diferencias se centran en el ataque, donde Mata y Sturridge, dos jugadores jóvenes con mucha movilidad, han sustituido a Malouda y Drogba.
 
Torres jugó 62 minutos la temporada pasada, en que fue sustituido por Kalou. En esa hora de juego, el «Niño» realizó solo seis pases, dos fallidos. Solo disparó en una ocasión y lo hizo fuera de los tres palos. Unos números muy pobres que contrastan con su actividad ferviente durante el pasado domingo.
Esta temporada, Torres disparó seis veces a puerta, logrando un gol y realizando otro disparo entre los tres palos. Participó mucho más en el juego colectivo, dando 29 pases, 20 de ellos correctos. También resulta sorprendente su mayor implicación defensiva, con doce entradas a sus adversarios, seis ganadas, en comparación con las cuatro de la temporada pasada, tres perdidas.
 
Los números avalan la mejoría de Torres, que parece haber recuperado su mejor forma física y da la impresión de sentirse más a gusto con compañeros que sean capaces de mover el balón con mayor rapidez. Sin embargo, algunas lagunas persisten, principalmente relativas a su autoconfianza, aunque su gol hará mucho por paliar esa deficiencia.
 

Sobre el autor

Jean Claudel