Ilie Oleart

La selección olímpica, fiel a la tradición inglesa

Caer en cuartos de final en la tanda de penaltis es ya una larga tradición inglesa. A pesar de la presencia de cinco galeses en el equipo olímpico, los jugadores de Stuart Pearce no pudieron burlar la maldición y dijeron adiós a las medallas tras caer eliminados ante Corea del Sur.

 

JJOO

Gran Bretaña 1
Corea del Sur 1
Ficha técnica
1 – Gran Bretaña: Butland; Taylor, Richards (Dawson 62), Caulker, Bertrand; Cleverley, Allen; Bellamy (Giggs 84), Ramsey, Sinclair; Sturridge.
1 – Corea del Sur: Sung-ryong Jung (Lee 62); Chang-Soo Kim, Hwang, Yun, Young-Kwon Kim; Jong-woo Park, Ki; Nam, Koo, Ji; Chu-young Park.
Goles: 0-1, m.29: Ji Dong-Won. 1-1, m.36: Ramsey (p.). Victoria de Corea del Sur en los penaltis por 5-4.
A pesar de la presencia de cinco galeses entre los 18 futbolistas convocados por Stuart Pearce, el equipo británico de fútbol no pudo deshacerse de la ya excesivamente larga maldición inglesa de la eliminación en cuartos en la tanda de penaltis. Este mismo verano, la selección de Roy Hodgson en cuartos de final de la Eurocopa ante Italia. Y la selección olímpica siguió el mismo camino.
 
El portero Jack Butland no fue capaz de detener ningún lanzamiento surcoreano y Daniel Sturridge erró el quinto penalti británico (antes habían marcado Aaron Ramsey, Tom Cleverley, Craig Dawson y Ryan Giggs). El guardameta suplente de Corea, Lee Bum-young, adivinó la intención del delantero del Chelsea y desvió el balón. Luego, Ki Sung-yueng marcó y desvaneció las esperanzas británicas de jugarse una medalla en semifinales con Brasil.
 
«He visto muchos torneos internacionales y sé que los equipos británicos han tenido malas experiencias», dijo Hong Myung-bo, el técnico surcoreano. «Sabía que sufren y, por este motivo, siempre confié plenamente en que ganaríamos». Tal es la reputación inglesa.
 
Pearce ya ha sido eliminado de cuatro torneos internacionales en la tanda de penaltis como jugador o entrenador. Y, sin embargo, la historia podría haber sido muy diferente si, con 1-1 en el marcador, Ramsey hubiera marcado el segundo penalti del que dispuso a los 40 minutos tras una falta sobre Richards, y que fue detenido por Jung Sung-ryong. El guardameta titular surcoreano se lesionó luego en un choque con Micah Richards, que también tuvo que abandonar el césped. Cuatro minutos antes, en el 36, Ramsey había marcado con otro penalti para igualar el tanto inicial de Corea del Sur, tras una mano dentro del área de Oh Jae-suk.
 
La ventaja surcoreano fue más que merecida. Los asiáticos comenzaron mejor y se adelantaron por mediación de Ji Dong-won a los 29 minutos gracias a un potente disparo ante el que Butland pudo hacer algo más. Aunque luego el partido se equilibró, el jugador del Sunderland dispuso de tres oportunidades claras de cabeza para decidir el partido.
 
Pearce no quiso hablar de maldiciones: «Cuando llegamos a los penaltis, consideraba que éramos favoritos. Desde el primer día que nos reunimos, hemos estado practicando penaltis. Estudiamos al rival en profundidad. Nadie falló o disparó mal, y Daniel saldrá fortalecido a largo plazo. Es una pena … los ganadores habrían tenido dos partidos, y dos oportunidades, para ganar una medalla. Esa es la auténtica decepción».
 
Lo cierto es que Gran Bretaña, en especial en la primera parte, completó una floja actuación. Algo que Pearce atribuyó al cansancio. Sin embargo, fue él quién decidió repetir ante Corea del Sur el mismo equipo que ante Uruguay tres días antes, y el que convocó a Ryan Giggs, de 38 años, que fue suplente en los dos últimos encuentros.
 
Aunque Gran Bretaña mejoró en la segunda parte y asumió el control del encuentro, fue incapaz de crear ocasiones. Pearce introdujo a Giggs pero el galés no pesó sobre el juego. Y así llegamos a la prórroga y luego a los penaltis. Un desenlace doloroso y familiar para Pearce.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart