Alvaro Oleart

Liverpool y Sunderland aburren a las piedras (1-1)

Pese al ilusionante inicio de partido, en el que hubo un penalti fallado y un gol (todo cortesía de Luis Suárez), Liverpool y Sunderland se encargaron de matar de aburrimiento a los aficionados de ambos equipos, que llegaban ilusionados tras las fuertes inversiones de uno y otro.

 
Se estrenaban en Anfield los dos equipos más enigmáticos de la temporada. Ambos han llevado a cabo fichajes importantes este verano, por lo que los aficionados de uno y otro equipo estaban expectantes ante el rendimiento de sus nuevas incorporaciones.
 
Kenny Dalglish salió de inicio con un 4-4-2 en el que la mayor sorpresa fue la titularidad del recién llegado José Enrique. Por lo demás, el doble pivote del medio del campo estuvo formado por la inédita pareja de recién llegados Charlie Adam y Jordan Henderson, con Downing y Lucas Leiva en las bandas, y Suárez y Carroll compartiendo la delantera.
 
Los «reds», conscientes de la importancia del partido, salieron como un tiro, especialmente Luis Suárez. En tan solo doce minutos, el uruguayo provocó un penalti, lo falló, y anotó un gol tras una falta sacada con maestría por un exquisito Charlie Adam. No contentos con el 1-0, los «reds» siguieron atacando y dominando el partido, algo que tuvo su recompensa con el gol de Andy Carroll, aunque fue anulado por un empujón previo.
 
Perdida la intensidad inicial, solo Downing mediante un disparo al travesaño, fue capaz de crear peligro ante un Sunderland que poco a poco se fue despertando. De hecho, los «black cats» estuvieron muy cerca de poner las tablas en el marcador justo antes del descanso tras un fallo de Reina, que estuvo dubitativo.
 
La segunda parte inició al contrario que la primera, con un Sunderland dispuesto a dominar y empatar el partido. Tan solo necesitó diez minutos para conseguirlo, tras una espectacular volea de Sebastian Larsson, que llegó libre a los «black cats» este mismo verano.
 
A partir del 1-1, tanto unos como otros aburrieron a las piedras. El bajón físico de un Charlie Adam exhausto acabó por finiquitar cualquier atisbo de creatividad por parte de los «reds». Así las cosas, el Sunderland lo intentó, pero, pese a tener más posesión en los últimos minutos, apenas se acercó a la portería rival.
 
El Sunderland sale de Anfield más que satisfecho con el empate, pues comenzar una temporada con tantos cambios nunca es fácil, menos todavía si uno se estrena ante un Liverpool que ha invertido más de 50 millones de libras.
 
Por otro lado, el Liverpool, más allá del resultado, tiene motivos para preocuparse. Charlie Adam solo ha durado 45 minutos a buen nivel, Lucas Leiva sigue sin rendir (eso ya no es una sorpresa), y la dupla atacante formada por Carroll y Suárez nunca se entendió con el medio del campo. Solo creó peligro gracias a las solitarias carreras de Downing, los balones largos a Carroll y las jugadas a balón parado. Si este Liverpool quiere dominar los partidos y ejecutar un juego combinativo, tiene mucho camino por recorrer.
 
Liverpool: Reina, Flanagan, Carragher, Agger, Jose Enrique, Lucas, Adam, Henderson (Kuyt, 61), Suárez (Meireles, 75), Downing, Carroll.
 
Sunderland: Mignolet, Bardsley, Brown, Ferdinand, Richardson, Larsson (Vaughan, 81), Cattermole, Colback, Elmohamady, Sessegnon, Gyan (Dong, 66).
 
Goles: 1-0: Luis Suárez (12), 1-1: Sebastian Larsson (56)
 

 

Sobre el autor

Alvaro Oleart