Ilie Oleart

Los Swans se acercan a Wembley (0-2)

El Swansea visitó Stamford Bridge con un plan específico: replegarse, ceder la iniciativa al Chelsea y tratar de aprovechar algún contraataque. La estrategia de Michael Laudrup funcionó a la perfección. Los suyos se defendieron con disciplina y aprovecharon dos errores de Ivanovic para poner pie y medio en la final de Wembley.

 

Copa de la Liga

Chelsea 0
Swansea 2
Ficha técnica
0 – Chelsea: Ross Turnbull, Ashley Cole, Gary Cahill, César Azpilicueta, Branislav Ivanovic, Eden Hazard, Oscar (Marko Marin, 83), Ramires (Frank Lampard, 71), David Luiz, Juan Mata, Fernando Torres (Demba Ba, 81).
2 – Swansea: Gerhard Tremmel, Ben Davies, Angel Rangel, Chico, Ashley Williams, Pablo Hernández, Leon Britton, Ki Sung-Yueng, Jonathan De Guzmán, Wayne Routledge (Dwight Tiendalli, 63), Michu (Danny Graham, 84).
Goles: 0-1, m.38: Michu. 0-2, m.90+1: Graham.
Cuando los jerifaltes del departamento de marketing de Capital One decidieron invertir en el patrocinio de la Copa de la Liga, posiblemente soñaban con una final en Wembley con dos pesos pesados de la Premier League: Manchester United, Liverpool, Arsenal…Lo que nunca podrían haber imaginado es que tras la disputa de la ida de las semifinales de la competición, dos clubes modestos como Swansea y Bradford City son los favoritos para disputar el torneo en Wembley. Quizás no será una final glamourosa. Pero será una final histórica.
 
Tras la victoria del Bradford ayer por 3-1 ante el Aston Villa, hoy fue el turno del Swansea de hacer historia. Los galeses han alcanzado dos veces las semifinales de una copa inglesa. La última vez fue en la FA Cup de 1964. En ambas ocasiones se quedaron a las puertas de la final. No parece que vaya a suceder lo mismo esta vez.
 
El Chelsea está sumido en una época turbulenta de profunda transformación. Durante la semana, el técnico interino Rafa Benítez recordó que «las leyendas no pueden impedir el progreso del club». En otras palabras, urgía a los aficionados a superar la decisión del club de no renovar a Frank Lampard y Ashley Cole. Y otros veteranos como John Terry y Petr Cech (ambos baja por lesión) no tardarán en seguir el mismo camino. El Chelsea del futuro está en las botas de Juan Mata, David Luiz, Oscar, Eden Hazard, César Azpilicueta, Ramires, Thibaut Courtois. Pero el futuro deberá esperar.
 
Los galeses, que ya habían ganado esta temporada en Anfield y en el Emirates, no perdieron jamás la concentración y mostraron una determinación que acabó conduciéndoles a la victoria.
 
El Chelsea controló la posesión desde el primer minuto pero fue incapaz de generar ocasiones ante un Swansea que se replegaba con disciplina y defendía sobre la línea de la frontal del área de penalti. Todo lo contrario que el Swansea, que aprovechó su única ocasión de la primera parte.
 
A seis minutos de la pausa, Jonathan de Guzmán aprovechó un mal control de Ivanovic tras un pase de Ross Turnbull para ceder a Michu, que marcó con la izquierda su 16º gol de la temporada. No está mal para un jugador que costó dos millones de libras.
 
La figura de Michu, delantero centro en Stamford Bridge, provoca marcados contrastes con la de Torres. El español, que jugaba su partido número 100 con el Chelsea (en los que ha sumado 26 goles) no entró en juego. Y cuando lo hizo, fue lejos de la portería. Cuando finalmente fue sustituido, el público brindó una ovación cerrada a su sustituto, Demba Ba, que logró un doblete en su debut ante el Southampton en la FA Cup el sábado.
 
Justo es reconocer el excelente trabajo defensivo del Swansea. Ashley Williams y Chico mostraron una vez que más que son una de las parejas de centrales más sólidas de la Premier League. El Swansea de Michael Laudrup ha sacrificado posesión de balón por solidez defensiva, en especial cuando juega como visitante. Y de momento, la apuesta está saliendo bien.
 
Lampard, cuya renovación exigieron los aficionados locales en varias ocasiones, entró a falta de 19 minutos por Ramires. Demba Ba solo dispuso de diez minutos, pero le sobró tiempo para demostrar que hoy en día debería ser el titular. Remató dos veces de cabeza, estuvo a punto de provocar un penalti de Tremmel y marcó un gol que fue anulado por fuera de juego.
 
Los jugadores locales todavía estaban distraidos protestando cuando Ivanovic cometió su segundo error clamoroso de la noche y le regaló el balón a Danny Graham, que acababa de entrar por Michu, para que encarara solo a Turnbull. El inglés regateó al guardameta y marcó a puerta vacía un gol que sitúa a los suyos a un paso de Wembley.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart