Ilie Oleart

Moyes ante su obra maestra

Tras un excelente inicio, el Everton se encuentra en segunda posición en la Premier League. ¿Podrá el club de Goodison igualar su mejor posición liguera con David Moyes, el cuarto lugar de la temporada 2004-05? La competencia es dura, pero todos los signos son favorables.

 
Este año, David Moyes celebró sus diez años al frente del Everton, como recordamos oportunamente en estas páginas. Su mejor posición a lo largo de la última década fue la cuarta posición de la temporada 2004-05. ¿Podrá igualar o superar aquel hito?
 
El Everton se encuentra actualmente en segunda posición, con 13 puntos, solo por detrás del imparable Chelsea. Los Toffees han logrado cuatro victorias (Manchester United y Southampton en casa, Swansea y Aston Villa fuera), un empate (ante el Newcastle en casa) y una derrota (ante el West Brom fuera). Si el árbitro no le hubiera anulado incorrectamente dos goles ante el Newcastle, el Everton estaría a solo un punto del Chelsea y tres por delante de los dos grandes clubes de Manchester.
 

¿Podrá Moyes superar el cuarto lugar de 2004-05? En pocas palabras, sí

La marcha de Tim Cahill ha beneficiado a Marouane Fellaini

Manchester United, Swansea, Newcastle, la revelación West Brom…es difícil achacar este buen inicio de temporada a un calendario asequible. Este brillante arranque resulta especialmente sorprendente cuando consideramos que, durante las últimas temporadas, el Everton se ha caracterizado por un comportamiento bipolar, más propio del Dr. Jeckyll que de un equipo profesional que dedica un mes a pretemporada. Sin ir más lejos, los Toffees perdieron 6 de sus primeros 10 encuentros la temporada pasada. Pero acabaron séptimos en la liga tras una racha de nueve partidos invictos (5 victorias y 4 derrotas). Un patrón que lleva años repitiéndose.
 
Este verano, Moyes ha demostrado una vez más su habilidad en la compraventa de jugadores. Dejó marchar a Tim Cahill, una leyenda del club que ya había exprimido hasta la última gota, y al joven Jack Rodwell por la módica cantidad de 15 millones de libras con destino al Etihad. Con ese dinero, Moyes ha fichado a un grupo de jugadores fiables, contrastados y que se han adaptado al grupo inmediatamente: Kevin Mirallas, un semidesconocido belga que jugaba en Grecia, que acumula ya tres goles en cinco partidos; Steven Naismith, que quedó libre en los Rangers, donde jugaba junto a Nikica Jelavic; el costarricense Bryan Oviedo, que jugaba en Copenhague; y Steven Pienaar, que regresa permanentemente del Tottenham.
 
Estos fichajes ofrecen a Moyes una profundidad de la que carecía el equipo las últimas temporadas. Mirallas y Naismith ofrecen alternativas ofensivas junto con Jelavic y el renacido Victor Anichebe. Oviedo actuará como recambio para Leighton Baines, al que Moyes podrá mantener fresco para la liga.
 

Moyes dispone de una profundidad desconocida hasta ahora

El escocés deberá evitar que Fellaini sucumba a los cantos de sirena

Moyes ha logrado reunir un grupo compacto de jugadores contrastados y fiables: Hibbert, Baines, Gibson, Heitinga, Jagielka, Jelavic, Neville, Osman, Pienaar, Coleman, Howard…Pero por encima de todos ellos, destaca la presencia de Marouane Fellaini. A sus 24 años, el belga se encuentra en el mejor momento de su carrera, como atestiguan sus tres goles en seis partidos de liga. La marcha de Tim Cahill ha permitido a Fellaini ocupar una posición más adelantada y liberarse por completo de las ataduras tácticas que le imponía Moyes en una posición más retrasada.
 
¿Puede el Everton mantener su posición y acabar en puestos de Champions League? La respuesta es sí. Pero con ciertos condicionantes. Los Toffees no juegan en Europa y ya han quedado elimnados de la Copa de la Liga. Esto permitirá a Moyes disponer de sus mejores jugadores en óptimas condiciones físicas para la liga. Además, minimizará el riesgo de lesiones, especialmente importante en lo referente a Leighton Baines (su precisión en los balones parados resulta determinante) y Marouane Fellaini (su aportación al juego en la medular y en la fase ofensiva resulta decisiva). En el caso de ambos jugadores, otro riesgo se cierne sobre Moyes. Su espectacular inicio de temporada no ha pasado desapercibido a los grandes de la Premier League. El United ya encontró un lateral izquierdo en Alexander Buttner, pero el Chelsea necesita urgentemente un medio de las características de Fellaini. La siguiente gran batalla de Moyes se librará en enero para evitar que el belga sucumba a los cantos de sirena de Stamford Bridge. 
 

Sobre el autor

Ilie Oleart