Alvaro Oleart

Newcastle y Aston Villa se mantienen invictos tras un emocionante encuentro (1-1)

El Aston Villa sigue jugando mal y al contraataque, pero sigue invicto. El Newcastle trató de jugar más con el balón y creó más ocasiones de gol, pero la eficiencia de Agbonlahor y la falta de pegada de los «magpies» impidieron que los locales se llevaran la victoria. Agbonlahor abrió el marcador y Leon Best lo cerró.

 

Premier League

Aston Villa 1
Newcastle  1
Ficha técnica
Aston Villa: Given; Hutton, Collins, Dunne, Warnock; Bannan (Albrighton, 68), Petrov (Ireland, 68), Delph, N’Zogbia; Bent (Delfouneso, 85), Agbonlahor
Newcastle: Krul; Simpson, Steven Taylor, Coloccini, Ryan Taylor; Obertan, Cabaye, Tiote, Gutierrez (Sammy Ameobi, 85); Best (Shola Ameobi, 68), Demba Ba (Marveux, 80)
Goles: 1-0: Agbonlahor (13), 1-1: Best (56)
Es cierto que no hay una manera de jugar bien al fútbol, pero, en caso de haberla, seguro que no es la que practican los equipos de McLeish. Y es que, a grandes rasgos, basa el juego de su equipo en que su portero sea el mejor de la plantilla, tal y como demostró Ben Foster la pasada temporada en el Birmingham City, y en ser una buena persona esperando que Dios le recompense con goles al contraataque.
 
McLeish volvió a mostrar su rancia filosofía en su alineación. Tras la lesión de Heskey por parte de los «villanos», era lógico pensar que Agbonlahor se colocaría en su hábitat natural, la delantera, y Albrighton ocupara el puesto que había ocupado hasta ahora el mencionado Agbonlahor, la banda izquierda. Sin embargo, Agbonlahor se mantuvo en el extremo para dar entrada a un centrocampista más, Barry Bannan, dejando a Bent solo en punta y a Albrighton acompañado en el banquillo. Luego se demostró que se molestaron Delph, Petrov y Bannan en el centro del campo, ya que el Newcastle  lo dominaó completamente.
 
Por otra parte, el Newcastle de Alan Pardew salió con un atrevido 4-4-2, en el que los ofensivos Obertan y Jonás Gutiérrez ocuparon los extremos, mientras Demba Ba y Best compartieron la delantera.
 
El encuentro empezó de forma ideal para los locales, que se adelantaron por medio de Agbonlahor, que peleó un balón con Coloccini en el centro del área y logró empujarlo por debajo de las piernas de Tim Krul. Con 1-0, McLeish vio clara la estrategia: autobús en defensa y buscar el segundo en un contraataque. Le salió a la perfección. El Newcastle tuvo la posesión de balón y logró crear varias ocasiones de gol, pero no materializó ninguna. De hecho, la ocasión más clara la tuvo el Villa por medio de Darren Bent, que cometió un clamoroso error.
 
La sensación al descanso es que el Newcastle mereció más, y tuvo premio al inicio de la segunda parte. Un centro milimétrico de Tioté fue rematado por Leon Best, y, tras una primera intervención de Shay Given, el delantero solo tuvo que empujarla para colocar el empate en el marcador.
 
El gol abrió el partido, pues todavía quedaba media hora y cualquiera de los dos equipos podía ganar. En un ataque de locura, McLeish retiró a Bannan, que no brilló, y a Petrov, para dar entrada a los más ofensivos Albrighton y Ireland, mientras que Pardew dio entrada a los hermanos Ameobi y a Marveux, que  reemplazaron a Demba Ba, Leon Best y Jonás.
 
Los cambios resultaron positivos para los «villanos», especialmente por la aparición de Ireland, un jugador que da un sentido al juego que no da ningún otro jugador del Villa, además de la velocidad y desparpajo de Albrighton. Pese a ello, Shay Given tuvo que esforzarse en numerosas ocasiones para que su equipo no perdiera, sobre todo tras los poderosos y lejanos disparos de Cabaye (uno de los cuales dio contra el larguero), el mejor del Newcastle en el día de hoy. 
 
Este empate deja a ambos equipos todavía invictos y en la zona alta de la tabla, aunque no deja de ser una ilusión para ambos. El Aston Villa se ha mantenido hasta ahora invicto gracias a un generoso calendario y a las numerosas y excelentes intervenciones de Shay Given. 
 
Así mismo, el Newcastle también se ha beneficiado del calendario, pero tiene una base más sólida que el Aston Villa para mantener altas sus aspiraciones. Su defensa, formada por Steve y Ryan Taylor, Coloccini, Simpson y Krul, es un auténtico seguro de vida, mientras que Yohan Cabaye y Tioté mandan en el centro del campo como solía hacerlo Julio César en Roma.
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart