Jean Claudel

No hay quien pare al Stoke…y menos los Wolves (1-2)

El Stoke de Tony Pulis sigue haciendo historia. Por primera vez, ha logrado cuatro victorias consecutivas en la Premier League. Aunque los «potters» tuvieron fortuna y Woodgate mereció ser expulsado antes de los 20 minutos, acabaron logrando una victoria que deja muy tocados a los Wolves. 

 

Premier League

Wolverhampton 1
Stoke City 2
Ficha técnica
1 – Wolverhampton: Wayne Hennessey, Christophe Berra, Roger Johnson, Ronald Zubar, Nenad Milijas (Adlène Guédioura, 75), Stephen Hunt (Adam Hammill, 80), Stephen Ward, Matthew Jarvis, Karl Henry, Kevin Doyle (Sylvain Ebanks-Blake, 75), Steven Fletcher.
2 – Stoke City: Thomas Sørensen, Ryan Shawcross, Jonathan Woodgate (Jermaine Pennant, 19), Robert Huth, Marc Wilson, Ryan Shotton, Dean Whitehead, Glenn Whelan (Wilson Palacios, 83), Matthew Etherington (Ricardo Fuller, 88), Jonathan Walters, Peter Crouch.
Goles: 1-0, m.17: Hunt (p.). 1-1, m.58: Doyle (p.p.). 1-2, m.70: Crouch.
La semana pasada, el colegiado Chris Foy perjudicó al Tottenham en el Britannia al anular un gol legal a los Spurs y no señalar dos penaltis bastante claros. Eso provocó la ira de los aficionados del Tottenham, que a través de Twitter se dedicaron a insultar por error a Chris Hoy (no Foy), un medallista olímpico británico en ciclismo. Este sábado, es el turno de todos aquellos que usen el nombre Anthony Taylor en Twitter. Ese es el nombre del colegiado que tomó este sábado una polémica decisión que ayudó al Stoke City a lograr su cuarta victoria consecutiva en la Premier League, un récord en la historia del club.
 
Taylor debió haber expulsado a Jonathan Woodgate a los 17 minutos por dos tarjetas amarillas. Woodgate, que fue amonestado por una falta sobre Matt Jarvis, derribó al extremo inglés por segunda vez minutos después dentro del área. El penalti fue clarísimo, pero el árbitro no le mostró una más que merecida segunda tarjeta.
 
Los Wolves acabaron perdiendo por culpa de dos goles en 12 minutos en la segunda parte. El propio técnico del Stoke, Tony Pulis, que retiró a Woodgate momentos después del polémico incidente, admitió que su equipo estaba teniendo fortuna.
 
«Tuvimos algo de suerte», dijo. «No podríamos habernos quejado si le hubieran expulsado. Cuando le cambié, Woody me dijo que era una gran decisión, lo aceptó».
 
El rival y amigo de Pulis, Mick McCarthy, no estaba tan contento. «He pedido explicaciones al árbitro. Hemos hablado tranquilamente y me las dio. No diré más».
 
El equipo de McCarthy controló la primera parte y Jarvis, que cambió de banda constantemente, fue el primero en amenazar. Su habilidad provocó el penalti de Woodgate, que sería sustituido por Ryan Shotton. Stephen Hunt envió el penalti fuera del alcance de Thomas Sorensen para poner el 1-0.
 
A pesar del dominio de los Wolves, el equipo de McCarthy no inquietó más. Hunt disparó directamente al portero y ninguno de sus compañeros estuvo atento al rebote.
 
El Stoke mejoró en la recta final de la primera parte, pero no fue hasta que Jonathan Walters fue derribado por Roger Johnson en la segunda parte cuando el Stoke empató. Robert Huth disparó la falta y Kevin Doyle, en el extremo de la barrera, puso la pierna innecesariamente en la trayectoria del balón. El desvió provocó que Wayne Hennessey, el portero de los Wolves, no pudiera hacer nada para impedir el empate.
 
El Stoke mejoró tras el gol y Peter Crouch les dio la victoria a los 70 minutos con un cabezazo tras un centro de Etherington. Jugada marca de la casa.
 
«Hemos vuelto a hacer historia al ganar cuatro partidos de Premier League seguidos. Ya solo necesitamos 16 puntos más para alcanzar los 40», dijo Pulis. «Fueron mejores que nosotros en los primeros 25 minutos pero luego acabamos mereciendo la victoria».
 
El Stoke ya está cerca del Liverpool en la liga y deberá viajar a Valencia en la Europa League. Los «potters» siguen creciendo.
 

Sobre el autor

Jean Claudel