Carles Maronda

Nuevo año, viejas carencias (1-1)

El Arsenal llegó a St. Mary’s tras cuatro victorias consecutivas y quince goles a favor. Sin embargo, los Gunners volvieron a pecar de los mismos defectos que han lastrado sus últimas temporadas. Y que provocaron que se dejara dos puntos que le alejan de la Champions League.

 

Premier League

Southampton 1
Arsenal 1
Ficha técnica
1 – Southampton: Artur Boruc, Jose Fonte, Maya Yoshida, Luke Shaw, Jack Cork, Jason Puncheon, Guly (Steve De Ridder, 83), Morgan Schneiderlin, Gastón Ramírez (James Ward-Prowse, 77), Steven Davis, Rickie Lambert (Jay Rodriguez, 74).
1 – Arsenal: Wojciech Szczesny, Kieran Gibbs, Thomas Vermaelen, Bacary Sagna, Laurent Koscielny, Lukas Podolski (Olivier Giroud, 58), Jack Wilshere, Mikel Arteta, Alex Oxlade-Chamberlain (Gervinho, 74), Santiago Cazorla (Aaron Ramsey, 74), Theo Walcott.
Goles: 1-0, m.35: Ramírez. 1-1, m.41: Do Prado (p.p).
Un nuevo año nos abre sus puertas. Pero para Arsène Wenger, todos se asemejan. Una y otra vez, la inconsistencia, la falta de recursos ante equipos que se repliegan con orden y la escasez de individuos capaces de cambiar el destino de un partido, le costaron puntos a los Gunners. Tras marcar quince goles en sus últimos cuatro partidos, que se contaban por victorias, el Arsenal solo fue capaz de marcar con un gol en propia puerta de Guly do Prado. A balón parado.
 
La paradoja radica en que, el día del regreso de Theo Walcott y Alex Oxlade-Chamberlain al lugar donde se criaron como futbolistas, el Arsenal ganó un punto más que perdió dos. Pero con quién sí perdió dos fue con el Tottenham, que ya le saca cinco en la pugna por el cuarto puesto.
 
El cansancio hizo mella en Lukas Podolski, Santi Cazorla y Oxlade-Chamberlain, que llevaban dos semanas a un excelente nivel y aquí acabaron siendo sustituidos tras su mediocre actuación ante un equipo al que ganaron por 6-1 en agosto en el Emirates.
 
La principal novedad en el bando local fue la introducción de Artur Boruc por Kelvin Davis, el sexto cambio de portero esta temporada. Una incertidumbre que fomentó la inseguridad de Boruc, que protagonizó un arranque de partido rozando lo cómico. El polaco fue incapaz de bloquear dos centros sencillos y erró en dos despejes. Aún así, el Arsenal fue incapaz de ponerle a prueba.
 
Morgan Schneiderlin y Steven Davis se adueñaron del centro del campo y aislaron a Theo Walcott en punta. La presión local rindió sus frutos a los 34 minutos. Un pésimo pase de Podolski puso en problemas a Koscielny pero Bacary Sagna acudió al rescate. Su ayuda resultó contraproducente después de que el francés despejara raso y al centro. El balón muerto en el área lo cazó Gastón Ramírez para adelantar a los Saints.
 
El empate llegó de forma fortuita. Un centro de Walcott hacia el área de penalti fue desviado por Guly Do Prado hacia su propia portería ante la atenta mirada de Boruc, que nada pudo hacer para evitar el gol. Fue el tercer gol en propia puerta de los Saints ante el Arsenal esta temporada.
 
Ni después del empate ni después del descanso mejoró el Arsenal. De hecho, fueron los locales los que estuvieron más cerca del segundo. Do Prado estuvo a punto de enmendar su error con un disparo ajustado al palo desde fuera del área que Szczesny desvió a córner. También Schneiderlin lo probó tras un pase inteligente de Jason Puncheon, una de las principales armas ofensivas locales.
 
A pesar de gozar de la posesión, el Arsenal no inquietó hasta el minuto 70, pero Boruc detuvo con confianza el potente disparo de Walcott. Pero los Saints siempre estuvieron más cerca del gol. Su mejor ocasión llegó tras un control de Ramírez con el pecho dentro del área y un excelente disparo a la media vuelta que superó a Szczesny. Sin embargo, el asistente señaló falta por una rigurosa falta previa sobre Koscielny.
 
Wenger dio entrada a Olivier Giroud, Aaron Ramsey y Gervinho, que no mejoraron a los desaparecidos Podolski, Cazorla y Oxlade-Chamberlain. Mikel Arteta y Gervinho lo intentaron al final pero el Arsenal no pasó jamás cerca de la victoria.
 

Sobre el autor

Carles Maronda