Ilie Oleart

Pánico en St. Mary’s

Este viernes, el Southampton ha anunciado el despido de su técnico Nigel Adkins y la contratación de su sustituto, el argentino Mauricio Pochettino. Una dec¡sión controvertida entre los aficionados de los Saints y sorprendente considerando que el equipo estaba mejorando y se encontraba fuera de los puestos de descenso.

 
Nigel Adkins ha sido la tercera baja entre los técnicos de la Premier League esta temporada después de Mark Hughes y Roberto Di Matteo. Una decisión que ha cogido por sorpresa a aficionados y periodistas a causa de la evidente mejoría del equipo los últimos dos meses, que le ha llevado a salir de los puestos de descenso. Actualmente, el equipo se encuentra en el puesto 15º, tres puntos por encima de la zona de descenso.
 

En el fútbol, el ayer tiene una vida muy corta

Adkins logró dos ascensos consecutivos obteniendo beneficios

En el mundo del fútbol, el ayer tiene una vida muy corta. Cada vez menos. Que Adkins guiará a los Saints a dos ascensos consecutivos o que sea el técnico con un porcentaje de victorias mayor en la historia  ya no tiene importancia. La única preocupación de Nicola Cortese, presidente de los Saints, era salvar al club. Comprensible. Por desagradecida que pueda parecer esa postura.
 
Lo curioso es que Adkins había demostrado estar capacitado para lograr ese hito. Tras un arranque complicado debido a un calendario repleto de obstáculos (Manchester City, Manchester United, Arsenal y Everton en las primeras seis jornadas), Adkins logró enderezar el rumbo de la nave y alejar al equipo del descenso. En las últimas doce jornadas de liga, los Saints sumaron cuatro victorias, seis empates y solo dos derrotas. Un total de 18 puntos de 36 posibles.
 
Adkins conoce el club y el equipo a la perfección. Llegó en septiembre de 2010 y en su primera temporada logró el ascenso a Championship. Gastando 150.000 libras. La temporada siguiente, ascendió al equipo a la Premier League. En el trayecto, ganó más de diez millones de libras gracias a la venta de Alex Oxlade-Chamberlain al Arsenal.
 
Finalmente, Adkins goza del respaldo incondicional de la afición. Esta temporada, cuando el equipo se encontraba sumido en el pozo, la afición coreó su nombre en varias ocasiones para mostrar su apoyo a la continuidad del técnico.
 

Pochettino se encontrará una agria bienvenida

En Southampton, encontrará obstáculos que en el Espanyol no tuvo

Mauricio Pochettino es un excelente entrenador. Apuesta por un fútbol moderno, asociativo, en corto, como se comienza a estilar en las islas. Sin embargo, deberá superar algunos obstáculos no menores. Para empezar, se topará con una situación similar a la de Rafa Benítez en Stamford Bridge. El público difícilmente le recibirá con los brazos abiertos. Las consecuencias de una ruptura entre grada y técnico son fácilmente observables cualquier día de partido en el Bridge.
 
Pochettino se dio a conocer en el Espanyol, el único equipo al que había entrenado hasta la fecha. Y tomó las riendas en una situación similar (peor, de hecho) a la que se encuentra ahora el Southampton. Con un par de levedades. Para empezar, conocía el club como la palma de su mano tras haber sido jugador durante muchos años y hasta hacía solo unos meses. Además, contaba con el total respaldo de la afición, conocía la competición a la perfección y no tuvo que superar barrera alguna con el idioma.
 
Para un entrenador es fundamental la comunicación. No solo para transmitir directrices tácticas sino también para estrechar la relación con los jugadores y fomentar la motivación del grupo. Trabajar con un intérprete al lado no es lo mismo. Si quiere superar este reto, más vale que comience a estudiar inglés a doble sesión. O corre el riesgo de que, para cuando lo domine, sea demasiado tarde.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart