Ilie Oleart

Pizarra: la sombra de Lucas planeó sobre el Cottage

No es casualidad que el Liverpool cosechara este lunes su primera derrota desde el 18 de septiembre. El partido ante el Fulham fue también el primero que los «reds» debieron afrontar sin Lucas Leiva, un jugador que se ha convertido en una pieza fundamental en el equipo en las dos últimas temporadas. 

 
El Liverpool cosechó este lunes ante el Fulham en Craven Cottage su primera derrota desde que cayó en White Hart Lane ante el Tottenham por 4-0. De aquello hace casi dos meses y medio. Durante este tiempo, el Liverpool se ha convertido en un equipo más sólido, con poco gol (solo 17 goles a favor en 14 partidos de Premier League, la tercera marca más baja de su historia a estas alturas) pero que ha sido capaz de plantar cara a los dos primeros clasificados de la liga.
 
 
Buena parte de esta mejoría de los «reds» tiene nombre propio, los del brasileño Lucas Leiva. El jugador, de 24 años y formado en Gremio de Porto Alegre, llegó al Liverpool en la temporada 2007-08 y le costó adaptarse al fútbol inglés. Pero a partir de la temporada 2009-10 se convirtió en una pieza fundamental del esquema de Rafa Benítez, luego de Roy Hodgson y finalmente de Kenny Dalglish.
 

 

El análisis del partido contra el Fulham, el primero en el que el Liverpool no pudo contar con el brasileño por lesión, ofrece un claro ejemplo de la importancia de Lucas. En Craven Cottage, el Fulham disparó 19 veces contra la portería defendida por Pepe Reina, 7 de ellas entre los tres palos. En el partido contra el West Brom en The Hawthorns del pasado 29 de octubre, con Leiva sobre el terreno de juego, los «baggies» solo dispararon 12 veces contra la portería de los «reds», una única vez entre los tres palos.
 

 

Leiva ha adquirido una importancia creciente en la fase defensiva del Liverpool. Basta con echar la vista atrás hacia la temporada 2008-09 para comprender la mejoría que ha experimentado el brasileño durante las últimas dos temporadas. En esta ocasión, hemos comparado el partido que disputó el Liverpool contra el Manchester City hace dos semanas, el 27 de noviembre, con otro duelo entre ambos equipos disputado el 22 de febrero de 2009. Ambos encuentros acabaron en empate a un gol pero la participación de Leiva fue muy diferente en uno y en otro.
 
En el partido de hace dos años, Leiva realizó 6 entradas en todo el partido, ganando cuatro de ellas. Hace dos semanas, ante el mismo rival y en el mismo escenario, el brasileño hizo 11 entradas y recuperó el balón en todas ellas. Si a eso sumamos las intercepciones que realizó durante el partido, resulta que Leiva recuperó el balón en más de 20 ocasiones. 
 

 

Pero la importancia de Leiva no es meramente defensiva. El brasileño también ha adquirido una mayor importancia en la distribución del balón y ha mejorado su rendimiento en este capítulo en las últimas dos temporadas. Tomando de nuevo como referencia los dos partidos contra el Manchester City, se observa una mayor presencia en el juego (75 pases hace dos semanas contra 57) así como una mejor precisión (6 errores sobre 75 contra 11 errores sobre 57).
 
Dalglish tiene múltiples opciones para sustituir a Leiva en el centro del campo, desde colocar a Spearing en su lugar y mantener el mismo sistema de juego hasta recomponer toda la medular. En cualquier caso, será difícil que la sombra de Leiva no planee sobre Anfield cada vez que los «reds» sufran un revés como el del lunes.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart