Ilie Oleart

Previa 2013-14: Swansea

Hace poco más de diez años, el Swansea peleaba por evitar el descenso a quinta división. Aquel momento marcó un punto de inflexión en la historia del club que, de la mano de empresarios locales y sus propios aficionados, no ha dejado de crecer desde entonces. La duda que se plantea es: ¿ha tocado techo? 

 
Posición la temporada anterior: 9º
Pronóstico para la próxima temporada*: 8º
Probabilidades de ganar la liga: 1500/1 (bet365)
 
La historia contemporánea del Swansea es digna del guión más edulcorado de Hollywood. Hace poco más de diez años, con Leon Britton y Roberto Martínez sobre el césped, los Swans evitaron el descenso a quinta división en la última jornada. Hoy en día, es un club que compite en la liga más rica del mundo y se puede permitir fichar a jugador por más de diez millones de libras.
 
El ascenso del Swansea ha sido imparable. El club presidido por Huw Jenkins ha ido ascendiendo divisiones hasta alcanzar la Premier League y lo ha hecho, además, mediante un fútbol vistoso, alegre, poco común en las divisiones inferiores inglesas. Jenkins, además, se ha mantenido siempre fiel a esa filosofía de juego, lo que ha permitido que se sucedieran los entrenadores pero el juego fuera siempre el mismo, desde Roberto Martínez hasta Michael Laudrup.
 
Sin embargo, es inevitable que el Swansea acabe tocando techo. La duda es, ¿ha llegado ya ese momento? El club se ha asentado en la zona media de la tabla en la Premier League y la temporada pasada introdujo en sus vitrinas su primer título importante, la Copa de la Liga, que le ha permitido además acceder a la Europa League. ¿A qué más puede aspirar este club? ¿Al cetro europeo? ¿A colarse en el segundo pelotón de la Premier League junto con Everton y Liverpool?
 
Esos objetivos, que hace un lustro habrían sido sueños, se han convertido en una realidad a día de hoy. Al magnífico equipo que confeccionó Laudrup la temporada pasada con los fichajes de Chico, Michu, Pablo y Jonathan De Guzmán, se han sumado este verano un nuevo grupo de jugadores procedentes de la liga española y un delantero centro de primer nivel europeo, que era posiblemente la única pieza que le faltaba al puzzle.
 
En la portería se situará un año más Michel Vorm, el subcampeón del mundo con Holanda, que se ha erigido en uno de los mejores porteros de la Premier League. La defensa debería seguir siendo la de la temporada pasada, que solo encajó ocho goles más que el campeón Manchester United. El catalán Ángel Rangel, que está en el club desde la llegada de Roberto Martínez en League One, ocupará el lateral derecho. Chico y Ashley Williams serán de nuevo los centrales, mientras que el lateral izquierdo deberán pelearlo el joven Ben Davies y Neil Taylor. Davies sorprendió a propios y extraños la temporada pasada cuando suplió con creces la baja por lesión de su compañero. El catalán Jordi Amat aportará profundidad en el eje de la zaga, debilitada por la marcha de Kyle Bartley y Alan Tate.
 
En el centro del campo, las opciones se han multiplicado con la llegada de los españoles José Cañas y Alejandro Pozuelo procedentes del Betis, y la de Jonjo Shelvey, que llega del Liverpool. Todo apunta a que Laudrup seguirá confiando en Leon Britton y por el otro lugar deberán competir Jonathan De Guzmán, el surcoreano Ki y Shelvey. Cañas y Pozuelo añadirán opciones a un equipo que esta temporada deberá afrontar cuatro competiciones.
 
En los extremos, Pablo, Wayne Routledge y Nathan Dyer lucharán por dos plazas. La temporada pasada, se repartieron los minutos de forma prácticamente idéntica. Parece que esa seguirá siendo la tónica.
 
En la zona de ataque, existen pocas dudas. Con la llegada del marfileño Wilfried Bony, el español Michu podrá ocupar la media punta, una posición en la que se siente más cómodo y desde la que entra más en juego. La temporada pasada, a causa de la ausencia de un delantero centro de garantías, Michu tuvo que ocupar la posición de nueve durante buena parte de la temporada. El fichaje de Bony permitirá retrasar su posición. El marfileño ha sido el fichaje estrella del club este verano. Llega procedente del Vitesse holandés, donde marcó 31 goles en 30 partidos de liga. Unos números que permiten situarle como uno de los candidatos a fichaje del año a poco que plasme lo que dejó entrever en Holanda.
 
Esa posición de nueve es la más débil del equipo. Más allá de Bony y Michu, no existen recambios para esa posición tras la marcha de Luke Moore este verano y la de Danny Graham en enero. El israelí Itay Shechter regresó a su club tras concluir su cesión. Huw Jenkins ya ha afirmado que el club espera incorporar un delantero centro antes de que se cierre el mercado.
 
A tenor de los resultados del Swansea en las dos últimas temporadas (11º y 9º), cualquier clasificación por debajo del undécimo lugar sería un paso atrás en el crecimiento del club. Los mimbres para situarse en la mitad alta de la tabla están. El principal riesgo para el Swansea esta temporada estriba en la Europa League, una competición que ofrece poco que ganar y mucho que perder. Para llegar a las rondas finales, primero hay que recorrer durante meses el extrarradio europeo, un peaje que puede acabar pasando factura en liga, como le sucedió a Tottenham o Newcastle la temporada pasada.
 
Por eso Michael Laudrup ha aumentado considerablemente la profundidad de la plantilla este verano. Tras su amago de espantá por culpa de los fichajes y los rifirafes entre Bayram Tutumlu, su agente, y el presidente del club, parece que las aguas han vuelto a su cauce y la relación vuelve a ser tan fructífera como antes. Laudrup tiene experiencia en gestionar equipos en Europa League como sucedió en su día con el Getafe, que se convirtió en una de las sensaciones en Europa. Ahora también tiene la plantilla. En sus manos está que el Swansea rompa ese techo del que cada día está más cerca.
 
* Esta posición no es necesariamente la opinión del autor, sino la media de las personas que han escrito las previas.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart