Ilie Oleart

Renovar el equipo o morir en Manaus

Uruguay, Italia y Costa Rica. El sorteo de la Copa del Mundo de Brasil no ha sido benigno con Inglaterra, que se enfrenta a la posibilidad más que real de quedar apeada del torneo a las primeras de cambio. ¿Qué debe hacer Roy Hodgson en esta tesitura? 

 
Uruguay, Italia y Costa Rica serán los rivales de Inglaterra en el grupo D. El sorteo de la Copa del Mundo de Brasil no ha sido benigno con los Three Lions, que se enfrentan a la posibilidad más que real de quedar apeada del torneo a las primeras de cambio.
 
No entraremos a analizar los rivales ingleses. Hacerlo cuando quedan más de seis meses para el inicio del torneo no tendría mucho sentido. El estado de forma y las lesiones de un par de jugadores clave puede provocar que una selección pase de candidata al título a mera comparsa. Pero lo que sí podemos hacer es abordar la estrategia de Roy Hodgson a la hora de confeccionar su convocatoria mundialista.
 
¿Tiene Inglaterra alguna opción de conquistar el trofeo? Incluso el presidente de la FA, Greg Dyke, pareció descartarlo con el gesto (“estamos muertos”, pareció querer decir) que hizo tras conocer a los contrincantes ingleses. Tampoco los medios ingleses se mostraron muy optimistas tras el sorteo. “Que Dios nos ayude”, tituló el tabloide The Sun, resumiendo el sentir general de los aficionados ingleses.
 

Hasta el presidente de la FA descarta a Inglaterra en Brasil

Hodgson no debe permitir que la vieja guardia siga acumulando millas

Así que parece existir un consenso acerca de las posibilidades de triunfo inglés en Brasil: cero. Eso debería influir en la decisión de Hodgson. En lugar de permitir que los restos de la generación de oro (sic) del fútbol inglés sigan acumulando millas en sus tarjetas de viajero frecuente, Hodgson debería empezar a dar minutos y experiencia mundialista a los jugadores que competirán en 2018. Tal vez ellos sí tengan alguna posibilidad de ganar el Mundial por entonces.
 
Pongamos algunos ejemplos. ¿Tiene sentido llevarse a Ashley Cole y Leighton Baines como laterales izquierdos? Cole cumplirá 33 años en diciembre y es más que posible que anuncie su retirada del fútbol internacional tras el Mundial. ¿No sería mejor que su plaza la ocupara Luke Shaw (18 años), que a buen seguro será el titular inglés de la próxima década? Lo mismo sucede en el eje de la defensa. No tendría ningún sentido repescar a Rio Ferdinand o John Terry, que lo único que harán será restar minutos a los jugadores de futuro, como Chris Smalling, Phil Jones o Steven Caulker.
 
Si ya sabemos que Inglaterra no ganará el Mundial, ¿por qué no aprovechar para comenzar a introducir en la dinámica del grupo a la siguiente generación? James Ward-Prowse, Ross Barkley, Luke Shaw, Nathaniel Clyne o Adam Lallana demuestran semana tras semana que están preparados para relevar a la vieja guardia. Démosles la oportunidad que merecen. Tampoco es que sus predecesores hayan alcanzado grandes éxitos en la escena internacional de la última década. O Hodgson demuestra valentía y da paso a la nueva generación o será ella quien acabe con él.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart