Ilie Oleart

Rodgers y Lambert, un puente sobre el Canal de la Mancha

Con el final de la temporada, comienzan los movimientos en la Premier League. En este caso, en los banquillos. Paul Lambert ha abandona el Norwich para fichar por el Aston Villa. Brendan Rodgers deja Swansea para sustituir a Kenny Dalglish en el banquillo de Anfield. ¿El inicio de una nueva época en el fútbol inglés? 

 
El pésimo rendimiento de Aston Villa y Liverpool en la Premier League acabaron costando el puesto a los inquilinos de los banquillos de Villa Park y Anfield, Alex McLeish y Kenny Dalglish. Posiblemente, dos de los despidos más previsibles del último lustro.
 
Varios candidatos se perfilaron rápidamente para sustituirles. Mientras el español Roberto Martínez y Paul Lambert se postularon para sustituir a McLeish, el propio Martínez y Brendan Rodgers se convirtieron en los favoritos para reemplazar a Kenny Dalglish. Tres técnicos con una cosa en común: su perfil más propio de la Europa continental que de las Islas Británicas. Me explico.
 
Los técnicos más laureados de la historia del fútbol inglés (uno piensa en Brian Clough, Sir Alex Ferguson, Sir Alf Ramsey) eran técnicos británicos de nacimiento, formación, carácter y creencias futbolísticas. Pero esa tendencia parece estar desapareciendo paulatinamente. O difuminándose al menos.
 
Sven-Goran Eriksson fue el primer técnico extranjero que dirigió a la selección inglesa, algo impensable hace unas décadas. Lo mismo ha ocurrido en muchos banquillos de prestigio. En toda la época de Roman Abramovich en el Chelsea, ni un solo técnico británico se ha sentado en Stamford Bridge. Arsène Wenger lleva más de una década dirigiendo al Arsenal. La última época de gloria del Liverpool se vivió con un español en el banquillo.
 

Los técnicos más codiciados ya no son británicos, al menos de formación

¿Y los técnicos británicos? Bien, gracias

Y una nueva hornada de técnicos jóvenes con un perfil continental está cogiendo el relevo. Es el caso de Paul Lambert, campeón de Europa como jugador en el Borussia Dortmund a los órdenes de Ottmar Hitzfeld, de quién aprendió unas cuantas cosas. Rodgers progresó como técnico en su etapa en el Chelsea, trabajando codo con codo con José Mourinho. El nuevo técnico del Liverpool es un gran admirador del juego del Barcelona y cuando tiene unos días libres no duda en viajar a la ciudad condal para presenciar de cerca los entrenamientos del club catalán. Precisamente catalán es Roberto Martínez, que se ha convertido en uno de los técnicos más valorados de la Premier League.
 
Y no son los únicos. Otro técnico joven destinado a entrenar en la Premier es Gus Poyet. El uruguayo jugó en el Zaragoza muchos años antes de trasladarse a Inglaterra. El fútbol combinativo que ha desarrollado en el Brighton ha permitido al club costero ascender a Championship, donde se ha quedado cerca de clasificarse para el play-off de ascenso en su primera temporada.
 
¿Y los técnicos británicos? Bien, gracias. Hodgson, Redknapp y Ferguson forman parte de una generación que está más cerca de la jubilación que de la juventud. Alan Pardew, Martin O’Neill y David Moyes parecen predestinados a tomar su relevo. Posiblemente, son los más continentales entre los británicos. Tiempos de cambios se avecinan en los banquillos ingleses. Y rápido.
 

Sobre el autor

Ilie Oleart