Carles Maronda

Stoke y Aston Villa libran una guerra sin bajas ni goles (0-0)

En un partido que destacó por el tono físico y la intensidad de ambos equipos, ni Stoke ni Aston Villa consiguieron marcar y tuvieron que contentarse con el empate a cero. Wilkinson y Petrov tuvieron las ocasiones más claras por cada bando, pero la falta de suerte y puntería respectivamente, evitaron que el electrónico se moviese en todo el choque.

 

Premier League

Stoke City 0
Aston Villa 0
Ficha técnica
0 – Stoke City: Sorensen; Woodgate (Pennant, 70), Huth, Shawcross, Wilson; Shotton, Whitehead, Palacios (Delap, 67), Etherington; Walters, Jones.
0 – Aston Villa: Guzan; Cuellar, Collins, Dunne, Warnock; Albrighton, Clark, Petrov, N’Zogbia; Heskey (Delfouneso, 46), Agbonlahor.
Goles: No hubo
Nadie esperaba un partido de gran fútbol ni un resultado abultado, y efectivamente Stoke City y Aston Villa cumplieron con los pronósticos en el encuentro que cerró la jornada del Boxing Day. El choque no estuvo falto de intensidad en ningún momento e incluso aquellos que amen ese fútbol físico y rudo tan asociado tradicionalmente al británico lo podría catalogar de divertido.
 
Tony Pulis y Alex McLeish salieron al campo con la principal premisa de defender su portería y con un poco de suerte, el Stoke mediante balón parado y el Villa con contragolpes, conseguir perforar la contraria rival. Con esta tónica, fue lógico que la primera mitad trascurriera sin demasiadas ocasiones.
 
Petrov tuvo la oportunidad más clara, pero su disparo se marchó al lateral de la red. Tras el paso por el túnel de vestuarios, el partido se animó algo. El Stoke City presionó con más ahínco en todas las líneas, y fruto de ello, el Aston Villa pudo adelantarse con sendas ocasiones de Delfouneso y N’Zogbia, al aprovechar los espacios liberados por sus rivales.
 
La ocasión más clara del encuentro la tuvo el jugador del Stoke City Marc Wilson que cabeceó al larguero tras un saque de esquina. La jugada tuvo algo de polémica, ya que el equipo local reclamó que Agbonlahor despejó el balón de cabeza cuando este ya había traspasado la línea de gol.
 
Después, el equipo local explotó su habitual y efectivo recurso de saque de banda por medio de Delap hacia el corazón del área. A punto estuvo de darle la victoria al Stoke, pero esta vez no sonó la flauta y ambos conjuntos se fueron con un merecido empate al vestuario y con los entrenadores contentos por haber hecho de sus respectivas porterías un fortín donde nadie entró en 90 minutos.
 

Sobre el autor

Carles Maronda