Álvaro Escalante

Sus errores condenan al West Ham (2-2)

Arrancó un empate en Upton Park un Crystal Palace que no gozó de muchas oportunidades, pero que fue letal cuando la zaga local se lo puso en bandeja. El West Ham, a muchos kilómetros de distancia de su mejor versión, se aleja de la Champions League.

 

Premier League

West Ham 2
Crystal Palace 2
Ficha técnica
2 – West Ham: Adrián; Antonio, Reid, Ogbonna, Cresswell; Noble (Obiang, 80), Kouyaté, Emenike (Carroll, 60), Lanzini, Payet; Sakho (Valencia, 69).
2 – Crystal Palace: Hennessey; Ward, Dann, Delaney, Souaré; Ledley (Campbell, 71), Jedinak, Sako, Puncheon, Bolasie; Zaha (Gayle, 46).
Goles: 0-1, m.15: Delaney. 1-1, m.18: Lanzini. 2-1, m.41: Payet. 2-2, m.75: Gayle.
No debe andar contento Slaven Bilic con sus pupilos, que dejaron escapar en la recta final un partido que tenían encarrilado pese a no brillar en su máximo esplendor. Mientras tanto, en la otra orilla del Támesis, Alan Pardew puede irse satisfecho con un empate que trabajaron desde la defensa y que les deja a bastante distancia de la zona roja.
 
Anodinos primeros minutos donde el West Ham fue más intenso pero el Crystal Palace aprovechó pronto un error garrafal de Adrián San Miguel en una falta lateral, penalizando Damien Delaney el fallo del cancerbero andaluz para adelantar a los Eagles con un cabezazo en el segundo palo.
 
El gol no achicó a los Hammers, que en un santiamén volvieron a igualar la contienda cuando Michail Antonio se internó por la izquierda, prolongando su servicio Diafra Sakho para que Manuel Lanzini la mandara a guardar libre de marca solo dos minutos después del gol visitante.
 
Los de Bilic se vinieron más arriba aún y en el ecuador del periodo disfrutaron de dos buenas ocasiones, como la de Sakho desde el suelo en el minuto veintiuno o la falta de Dimitri Payet desde donde más le gusta, que se marchó arriba. Aunque la ocasión más clara en esos minutos tuvo la firma de Jason Puncheon, que mandó a las nubes un remate a bocajarro.
 
Iba a ser el jugador más talentoso de los veintidós que correteaban por el césped el que volviera a desequilibrar el marcador. Payet puso el 2-1 con un golpeo espectacular de falta desde la frontal. El internacional francés le imprimió al esférico una rosca imposible de predecir para un Wayne Hennesey que vio cómo el balón entraba por su palo. O por su escuadra.
 
Lanzini rompió la quietud en la segunda parte con un chut lejano que atajó Hennesey no sin problemas. Momentáneamente solo, porque volvieron a sufrirse otros diez minutos de pasividad absoluta hasta que un fallo de Cheikhou Kouyaté en la entrega desembocó en un mal despeje de Adrián, que dejó solo en la frontal a Bakary Sako. Sin embargo, el delantero visitante no pudo empatar el marcador gracias a un providencial despeje bajo palos de Aaron Cresswell. La tarde de Kouyaté iba a ir todavía a peor, ya que en el sesenta y ocho llegó tardísimo a un duelo y fue expulsado con justicia.
 
La superioridad le dio vida al Palace, que se fue en busca de un gol que encontró Dwight Gayle en el minuto setenta y cinco gracias a un nuevo fallo en cadena de una defensa local que no gozó de su mejor velada en el día de hoy.
 
Las tablas parecieron satisfacer a los de Pardew, que volvieron a acularse en su área. El West Ham se lanzó en tromba, pero ni Enner Valencia ni Andy Carroll con una acrobática chilena lograron batir a Hennesey. Pero la línea que separa el ardor de la ansiedad es muy fina y pronto la rebasaron unos Hammers que se fueron deshaciendo segundo a segundo ante un Crystal Palace que cada vez se desenvolvía con mayor comodidad en esas circunstancias. Mark Clattenburg acabó señalando el camino a los vestuarios con ese empate a dos que vale de poco al West Ham en su lucha por el cuarto puesto en la liga y un poco más al Palace en su pugna por sellar la salvación y centrarse en las semifinales de la FA Cup.
 

 

Sobre el autor

Álvaro Escalante