Alvaro Oleart

Taarabt despierta 31 jornadas después (2-1)

Tras 31 jornadas y 69 disparos, Adel Taarabt anotó su primer gol en la Premier League. Eligió un momento perfecto para hacerlo, pues, sumado al gol de Diakité, logró que el QPR batiera a un Arsenal falto de ideas. Walcott marcó el gol de los «gunners» pero no sirvió de nada.

 

Premier League

QPR 2
Arsenal 1
Ficha técnica
2 – QPR: Kenny; Onuoha, Ferdinand, Hill, Taiwo; Derry, Barton, Diakité; Mackie, Taarabt, Zamora (Wright-Phillips, 90).
1 – Arsenal: Szczesny; Sagna, Koscielny, Vermaelen, Gibbs (81); Arteta (81), Song, Walcott, Rosicky, Ramsey (70); Van Persie.
Goles: 1-0, m.22: Taarabt. 1-1, m.37: Walcott. 2-1, m. 66: Diakité.
Un gol de 69 disparos es un porcentaje calamitoso de acierto. Tampoco es un dato esperanzador anotar el primer gol de la temporada en la 31ª jornada. Sin embargo, más vale tarde que nunca. Adel Taarabt, aquel jugador que tanto prometió la pasada campaña y que media Europa tenía en su agenda, ha tardado ocho meses en despertar de su letargo. Pero no ha podido hacerlo en mejor momento.
 
La situación del QPR antes del partido era poco más que crítica. Se encontraba a tres puntos de la salvación y, para colmo, todavía tenía que jugar contra los dos equipos de Manchester y el Chelsea a domicilio, además de recibir las visitas de Arsenal, el Swansea y Tottenham. Pero a buen seguro la victoria ante los «gunners» les dará la confianza necesaria para afrontar con esperanza el resto de compromisos.
 
En cuanto al partido, el guión fue el esperado. El Arsenal monopolizó el balón, mientras que los de Mark Hughes se limitaron a cerrarse bien atrás. Afortunadamente para los locales, Ramsey, Arteta y Rosicky no estuvieron a la altura de sus actuaciones desde finales de enero. El único que cumplió fue Walcott, pero estuvo demasiado solo y la defensa del QPR le controló bien.
 
El QPR se aprovechó de los errores del Arsenal. Más allá del buen hacer en defensa de Onuoha y Ferdinand en particular, la presencia física de Bobby Zamora, el talento de Taarabt y la perseverancia de Jamie Mackie acabaron con la seguridad defensiva de los «gunners». Taarabt abrió el marcador a los 20 minutos, haciendo un traje a medida a Vermaelen y definiendo a la perfección.
 
A pesar del empate logrado por Walcott poco antes de finalizar la primera parte, el QPR siguió siendo superior en la segunda parte. Esta superioridad acabó reflejándose en el marcador, cuando Samba Diakité remató al fondo de la red una fantástica jugada de Mackie.
 
La derrota supone un jarro de agua fría para el Arsenal que, después de las siete victorias consecutivas en liga, cosechadas ante rivales complicado como Everton, Newcastle, Liverpool o Tottenham, ya consideraban la tercera plaza como propia. Pero ni antes eran tan malos ni ahora son tan buenos. La realidad del Arsenal es que deben luchar por la tercera plaza y que, a menos que cambien mucho las cosas, no lucharán por la Premier la próxima temporada. Siempre les quedará la Carling Cup.
 

Sobre el autor

Alvaro Oleart