Carles Maronda

Un Blackburn diezmado se aferra a la Premier (3-1)

Pese a quedarse con 10 hombres en el minuto 23, los Rovers se sobrepusieron a las circumstancias y acabaron ganando por 3-1 al Fulham gracias a los goles de Pedersen, Dunn y Formica. Duff consiguió el estéril gol del Fulham en el 56.

 

Premier League

Blackburn 3
Fulham 1
Ficha técnica
3 – Blackburn: Paul Robinson, Martin Olsson, Gaël Givet, Grant Hanley, Jason Lowe, Radosav Petrovic (David Goodwillie, 30), David Hoilett, Morten Gamst Pedersen, David Dunn (Mauro Formica, 69), Steven N’Zonzi, Yakubu
1 – Fulham: David Stockdale, Stephen Kelly, Philippe Senderos, John Arne Riise (Andrew Johnson, 74), Brede Hangeland, Clint Dempsey, Danny Murphy, Damien Duff, Bobby Zamora, Moussa Dembélé (Kerim Frei, 36), Bryan Ruiz
Goles: 1-0, m.45: Pedersen. 2-0, m.46: Dunn. 2-1, m.56: Duff. 3-1, m.79: Formica
Formidable muestra de moral, arrojo y fuerza la que mostraron este sábado los jugadores del Blackburn Rovers. El equipo de Steve Kean buscaba la tercera victoria en casa de la temporada para sacar la cabeza de la zona de descenso. La visita de un equipo inestable como el Fulham parecía propicia pero el Blackburn se ha especializado en los últimos tiempos por desaprovechar todas las oportunidades de dar un paso adelante. Y no parecía que esta vez fuera a ser diferente.
 
Sin el central Chris Samba, que ya ha expresado públicamente su deseo de dejar el club, el objetivo de la salvación pareció alejarse todavía más cuando en el minuto 23 su máximo goleador y referencia atacante Yakubu Aiyegbeni fue expulsado con roja directa.
 
En un forcejeo en el medio del campo con Danny Murphy, el delantero nigeriano le soltó un zapatazo en la rodilla a Murphy que le valió la expulsión a ojos del colegiado Anthony Taylor y que obligó a su equipo a jugar con diez jugadores durante 67 minutos. Y el jugador expulsado no era cualquiera, sino el máximo goleador del equipo con 12 goles (de los 32 que ha marcado su equipo, más de un tercio).
 
Pese a este duro revés, los Rovers se sobrepusieron a la inferioridad numérica y lograron dos tantos psicológicos al final y al comienzo de cada parte. Segundos antes de llegar al descanso, Pedersen aprovechó un tiro libre al borde del área, tras una falta de Bryan Ruiz sobre Dunn, para colocar el 1-0 en el marcador.
 
Martin Jol debió aleccionar a sus pupilos en el vestuario, pero antes de que los jugadores del Fulham tuvieran tiempo de poner en práctica sus instrucciones, los locales volvieron a marcar.
 
Una galopada del canadiense Junior Hoilett, uno de los jugadores más codiciados en este mercado invernal, por la banda izquierda acabó en una asistencia para David Dunn, que tras combinar con David Goodwillie, soltó un latigazo desde el centro del área que se coló pegado al poste izquierdo de Stockdale.
 
Tras el gol, al Fulham le invadieron las urgencias y toda la apatía mostrada hasta ese momento se convirtió en prisas. Los de Jol creyeron en la remontada y sembraron el pánico en Ewood Park cuando Duff encontró un espació en el flanco derecho de la zaga local para colarse y perforar la portería de Robinson.
 
Todavía quedaba media hora de juego y la sensación era que el Fulham podría aprovechar la superioridad numérica para dar la vuelta al marcador. Pero sus opciones se desvanecieron cuando en el minuto 79, Mauro Formica, que había salido diez minutos antes al campo, conseguía el 3-1. El argentino recogió un buen pase de N’Zonzi para fusilar al meta visitante desde dentro del área.
 
La victoria permite al Blackburn abandonar la zona de descenso semanas después y dio razones a los aficionados para creer en la salvación. Los ya tradicionales cánticos de «Kean out» fueron sustituidos por gritos de ánimo y el marcador reflejó ese cambio de actitud. Aquellos que daban por sentenciado al Blackburn deberán revisar su predicción.
 

Sobre el autor

Carles Maronda