Álvaro Escalante

Victoria Hammer en el duelo de revelaciones

Un combativo Crystal Palace vendió a precio de oro su cabeza ante un West Ham que jugó mejor contra once que contra diez. Sin embargo, su tenacidad acabó por darle la victoria final en un duelo entre equipos revelación.

 

Premier League

Crystal Palace 1
West Ham 3
Ficha técnica
1 – Crystal Palace: Hennesey; Kelly, Hangeland, Dann, Souaré; Cabaye (Ledley, 77), McArthur (Jedinak, 63), Zaha (Sako, 46), Puncheon, Bolasie; Gayle.
3 – West Ham: Adrián; Jenkinson, Collins, Tomkins, Cresswell; Kouyate, Noble (Carroll, 62), Moses (Zárate, 73), Lanzini, Payet; Sakho (Jelavic, 85).
Goles: 0-1, m.23: Jenkinson. 1-1, m.25: Cabaye (p). 1-2, m.88: Lanzini. 1-3, m.94: Payet.
El West Ham le está cogiendo el gusto a los puestos de Liga de Campeones y se encarama a la cuarta plaza después de asaltar Selhurst Park. El Palace de Alan Pardew opuso una resistencia numantina en la segunda parte, ya que la afrontó con uno menos por la expulsión de Dwight Gayle, pero acabó cediendo el empate cuando más duele.
 
Mucho ánimo de salida en ambas escuadras, pero más imprecisiones aún. El más activo era Dimitri Payet, que pudo anotar en el primer minuto a la contra, y también un puñado de segundos después desde el costado del área.
 
Cuando parecía que los equipos se serenaban, llegó la locura y Carl Jenkinson embocó un magnífico servicio al espacio de Payet tras una precisa combinación Hammer en tres cuartos de campo local. Pero solo un minuto después, el propio Jenkinson cometía penalti sobre Gayle. En dos tiempos tuvo que convertir la pena máxima Yohann Cabaye, puesto que en la primera intentona Gayle invadió el área.
 
Tras el empate, el partido se empantanó y el ímpetu excesivo de los dos contendientes acabó con la expulsión por doble amarilla de un Gayle que vivió los 44 minutos que estuvo sobre el verde en una constante crispación. Tras eso y una volea precedida de un bonito sombrero en la frontal de Manuel Lanzini, llegó el descanso.
 
Desde el inicio de la segunda mitad se vio a un Crystal Palace muy replegado dispuesto a contragolpear, lo que dejó fuera de lugar al West Ham pese a ser lo esperado. Los visitantes dominaban la práctica totalidad de la posesión del cuero, pero no eran capaces de erosionar la muralla defensiva de los Eagles, y las pocas ocasiones de los de Slaven Bilic siempre llegaban con tiros lejanos, excepto un remate de cabeza de Diafra Sakho que se estrelló en el poste.
 
Los minutos caían a plomo y cuando parecía que el empate sería el resultado final, una de las pocas jugadas combinativas que fructificó para los de celeste acabó con un gol a bocajarro de Lanzini en el minuto ochenta y ocho, gracias al medido centro de Mauro Zárate y la mejor prolongación de Andy Carroll.
El Palace trató de recomponerse como pudo en los minutos finales, pero lejos de volver a poner las tablas, recibió el tercero de la mano de Payet, que cerró la contienda con una bonita vaselina a la contra.
 

Sobre el autor

Álvaro Escalante