Ilie Oleart

Reading FC: El club destruido por el fútbol moderno

En menos de 3 años el Reading FC ha recibido una deducción de 18 puntos, sus fans han llegado a suspender un partido saltando al campo en forma de protesta y su entrenador, el español Ruben Sellés ha tenido que renunciar a su salario para que su staff pudiera cobrar. Hoy os contamos la historia… Seguir leyendo Reading FC: El club destruido por el fútbol moderno

En menos de 3 años el Reading FC ha recibido una deducción de 18 puntos, sus fans han llegado a suspender un partido saltando al campo en forma de protesta y su entrenador, el español Ruben Sellés ha tenido que renunciar a su salario para que su staff pudiera cobrar. Hoy os contamos la historia de un club destruido por el fútbol moderno.

EL READING FC, EL CLUB DE LOS RÉCORDS IMPOSIBLES

Fundado en 1871 es el 6º equipo más antiguo de la Football League. Su apodo son los Royals debido a que Reading se encuentra en el Condado Real de Berkshire, lugar del Castillo de Windsor, residencia oficial de la corona inglesa.  Previamente se les conocía como “Biscuitmen” por la tradición de fabricar galletas de la zona.

Han sido tradicionalmente un equipo de 3ª división, siendo su 1ª temporada en Primera División en la temporada 06/07. Eso sí, tienen dos récords en el fútbol inglés casi imposibles de superar:

  • Mayor número de victorias al inicio de una temporada: 13 en la 85-86 en tercera división
  • Más puntos en una temporada: 106 en la 05/06 en Championship. Solo perdieron 2 partidos. 

A punto de desaparecer en 1983

En 1983 el presidente del Oxford United Robert Maxwell anunció que había completado la fusión del Oxford United y Reading en un solo club, el Thames Valley Royal. Robert Maxwell, fue un personaje muy controvertido siendo miembro del parlamento británico, dueño de muchas empresas como el grupo Mirror y con relaciones con el Mossad, el servicio de inteligencia Israelí.

Según Maxwell, los 2 clubes estaban en bancarrota y la fusión era la forma de mantener un equipo en esa zona del oeste de Londres. Los dos clubes se odiaban y el Supporters Club del Reading reconoció “que no soportaban a los fans del Oxford”.

Hubo bastante humor con el nombre “Thames Valley Royal” con muchos aficionado diciendo que sonaba a un equipo de fútbol americano, de hockey sobre hielo o de motos. La afición del Oxford, su propio equipo, no se lo tomó muy bien, insultándole, llamándole Judas e incluso escupiéndole.

Roy Tranter, directivo del Reading y Roger Smee, un exjugador del club, fueron claves para evitar la fusión, hasta tal punto de que Smee acabó ganando a Maxwell y siendo nombrado presidente. El fantasma de Roy Tranter había dicho que la fusión solo la evitaría “el fin del mundo”.

Maxwell terminó siendo un buen dueño para el Oxford llevándolos a la 1ª división y ganando la Copa de la liga en 1986. Como curiosidad fue el culpable de que la EFL cambiase las leyes de multipropiedad ya que siendo dueño del Oxford y teniendo un porcentaje del Reading, compró el Derby County y quería comprar el Watford. Murió en 1991 al caer de su yate en las Islas Canarias. Se cree que estaba meando desnudo desde el yate “como solía hacer”. 

FELICIDAD, ALAN PARDEW, ROYSTON DRENTHE Y DESCENSO A LOS INFIERNOS

En 1991 John Madejski compra el club y el club entra en su etapa más gloriosa. Subieron a  2ª división y se quedaron sin subir a Premier para la 95-96 debido a que la Premier pasaba de 22 a 20 equipos y el 2º clasificado no ascendía de forma directa.  Tuvieron que esperar a la temporada 06-07 para disputar por primera vez la primera división inglesa. 

Alan Pardew

En 1999 comenzó su carrera como entrenador en el Reading. Les ascendió a 2ª, les metió en playoffs a Premier y les dejó tirados para fichar por el West Ham.

Comienzan los problemas

En 2012,el mismo año que volvieron a Premier, John Madejski vendió el club al ruso Anton Zingarevich, mientras él se quedaba de presidente. No duraron ni un año en Premier. En 2013,  su primera temporada en Championship se las prometían muy felices con fichajes como Wayne Bridge y Royston Drenthe pero fueron 7ºs. 

Royston Drenthe y la vida en Reading

Drenthe llegó en 2013 como estrella y tras jugar 17 partidos y marcar 2 goles en su primera temporada en la siguiente fue mandado en un inicio al sub 21 para terminar yéndose cedido al Sheffield Wednesday.

Uno de sus grandes highlights fue cuando invitó a través de Instagram a 4 fans del Reading a su casa para jugar un torneo de FIFA. El ganador se llevó una camiseta y un fajo de billetes.

En verano de 2013 Anton Zingarevich habló sobre un plan para el club para los próximos 8 años, pero esa fue  la última vez que se le escuchó hablar y desapareció del club para que el propio equipo anunciara a los pocos meses que había dejado la directiva.

En 2014 fueron comprados por un consorcio tailandés, quedándose de nuevo Madejski como presidente. Tras dos temporadas quedándose cerca del descenso, se anunció que el consorcio vendía el club al empresario chino Dai Yongge y su hermana Dai Xiu. El consorcio tailandés reconoció que no podían seguir financiando el club. 

En mayo de 2017 se completó la compra y días después perdieron la final de ascenso a Premier vs el Huddersfield. Ese fue el principio del fin. 

UN CLUB SECUESTRADO POR DAI YONGGE

Cuando llegó al club, Dai Yongge no hablaba inglés y eligió el Reading porque solía viajar a Londres por negocios. Meses antes intentó comprar el Hull pero fracasó porque no cumplió los test de “profit and proper person” de la FA.  Hizo su fortuna con centros comerciales subterráneos y refugios antiaéreos y es el dueño de una empresa de Real Estate.

A nivel deportivo el club nunca funcionó con Dai Yongge, pasando de ser 3º a 20º en su primera temporada y nunca entrando de nuevo en la promoción de ascenso, pero el verdadero drama fue el financiero.

Embargos de fichajes:

El club sufrió un embargo de fichajes desde el verano de 2021 hasta el verano de 2023 por incumplir las reglas de Fair Play Financiero. El embargo solo les dejaba completar la plantilla hasta tener 23 jugadores, fichando a jugadores libres con un contrato de 1 año y a través de cesiones de media temporada.

El 13 julio de 2023 les levantaron el embargo, pero 15 días después volvieron a caer en un nuevo embargo por una deuda con Hacienda. En ese tiempo les dio para fichar a 4 jugadores.  En noviembre de 2023 la EFL anunció que el club no podría pagar por ningún fichaje en los próximos 3 mercados debido al retraso en los pagos. En ese período, Hacienda solicitó varias veces la liquidación del club. 

Deducciones de puntos:

  • Noviembre de 2021: Les deducen 6 puntos por incumplir el FFP de la EFL. Los salarios del club suponían el 194% de los ingresos. También aceptaron ser sancionados con 6 puntos extra si no cumplían un plan de negocio durante las siguientes temporadas. Fueron 21º salvándose del descenso.
  • Abril 2023: La comisión independiente determinó que el Reading no había cumplido sus promesas. Les dedujeron otros 6 puntos y descendieron a League One siendo 22º con 44 puntos. Sin la sanción hubiesen tenido 50 puntos y se hubiesen salvado descendiendo el Cardiff City.
  • Agosto 2023: Les deducen 1 punto por retrasarse con el pago de los salarios de los jugadores en hasta 3 ocasiones durante la temporada anterior. Esa sanción incluía una extra de 3 puntos que quedaba suspendida, pero que se activaría si Dai Yongge no depositaba en 28 días el 125% de los salarios estimados mensuales en una cuenta. Tras 28 días, se les dedujeron esos 3 puntos.
  • Febrero 2024: Deducción de 2 puntos por no pagar a Hacienda. Además, de nuevo, la EFL les ha impuesto una sanción de 2 puntos suspendida que se activará en caso de que el club no pague a Hacienda, otros clubes o cualquier otro acreedor futbolístico esta temporada. Ahora mismo son 18º a 5 puntos del descenso cuando deberían ser 15º a 11.

El Reading ha argumentado todo este tiempo que el retraso en el pago de los salarios, de uno o dos días laborables, eran causados por problemas con la transferencia de dinero desde Asia y problemas que el COVID-19 causó a los negocios de Dai en China. 

La situación es tan crítica que en diciembre el entrenador español Ruben Selles y el director de fútbol Mark Bowen decidieron renunciar a su salario hasta que el staff al completo recibiera el suyo. También han tenido que hacer recortes como evitar hacer noches en los viajes.

Protestas: Sell Before We Dai

Los aficionados han formado un grupo de protesta llamado “Sell Before We Dai” para pedir la compra del club y también quejarse por las medidas de la EFL. El grupo considera que en medio del proceso de venta del club, el timing de las últimas deducciones es muy malo ya que aumenta las posibilidades de descenso y por lo tanto disminuye las de venta. “La EFL manda un mensaje de que le importa más sus reglas que la historia y la salud de un club. El regulador independiente es más necesario que nunca”.

La protesta más sonada fue la realizada en enero en un partido ante el Port Vale en el que más de 2.000 aficionados saltaron al campo en el minuto 16 para simbolizar los 16 puntos que le habían sido deducidos en ese momento.

Ese partido fue suspendido y en la reanudación un mes después, todos los aficionados incluidos los del Port Vale llevaron tarjetas rojas en forma de protesta. John Madejski se unió a los protestas.

A causa de esa primera protesta, el Reading recibió una nueva deducción de 3 puntos que quedaba suspendida a no ser que los fans volvieran a provocar la suspensión de un partido. 

Venta:

Hace unos meses Dai Yongge confirmó su intención de vender el club. Hace tan solo unos días anunció que estaba abierto a la venta del centro de entrenamiento de “Bearwood Park” para asegurar la financiación hasta que la venta se confirme. Según el club, han sido contactados por 7 u 8 compradores. Eso sí, aún no se ha garantizado ningún periodo de exclusividad a ninguna de las partes.

EL CLUB DESTROZADO POR EL FÚTBOL MODERNO

Un club histórico que tras sus mejores años pasó por manos rusas, tailandesas y chinas y que ahora, 11 años después de su última temporada en Premier están a un paso de la 4ª división. Dai Yongge no pasó los test para comprar el Hull pero sí para comprar el Reading. Un ejemplo más de que el Regulador Independiente es más necesario que nunca.

Sobre el autor

Ilie Oleart

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.